Martes, 11 de Diciembre de 2018

Los argentinos no se presentaron a la conferencia de prensa

 

Los argentinos no se presentaron a la conferencia de prensa

MARACAIBO, Venezuela, 15 Jul (AFP) - Visiblemente afectados por la goleada 3-0 que propinó Brasil a su equipo, el técnico Alfio Basile ni ningún componente de la selección argentina de fútbol se presentó a la conferencia de prensa pautada por los organizadores de la Copa América Venezuela 2007. 

Un portavoz de la organizadores informó al centenar de periodistas que aguardaban en la sala de prensa del estadio Pachencho Romero de Maracaibo, que los componentes del combinado albiceleste no se presentarían. No se ofrecieron explicaciones. Unos minutos antes había estado muy locuaz, el técnico campeón de América, Dunga, quien dedicó la victoria y el cetro "a todos los niños del mundo". "Ellos son puro corazón y el fútbol representa mucho eso: alegría, nada de maldad, nada de odio. A todos esos niños se los dedico", dijo y fue aplaudido por la legión de hombres de prensa que atestó la conferencia de prensa. Los periodistas esperaban por lo menos la presencia de Alfio Basile se había comportado muy abierto con la periodistas ofreciendo ruedas de prensa casi cada día durante todo el desarrollo del campeonato. En su último contacto con la prensa, el sábado, Basile había admitido que su equipo era el favorito pero que esa responsabilidad no pesaría en sus pupilos. Había prometido que sus jugadores iban a jugar como siempre, cosa que no fue. Inclusive pronosticó que sería un partido lento, por el calor "eterno" de Maracaibo, algo que tampoco acertó porque los jugadores terminaron exhaustos por el intenso trajín del choque final. Remarcó que el partido se definiría en la pelea por la pelota en los últimos metros, vaticinio que tampoco se cumplió porque Brasil le puso doble y triple candado a su defensa para que no penetren ni Lionel Messi ni Carlos Tévez. Se había quejado un poco de la alta temperatura diciendo que en el Río de la plata, la temperatura invernal estaba por debajo del cero. Atinó a advertir que los brasileños también tienen estrellas que juegan los torneos de los países más competitivos de Europa, aunque nadie se detuvo a analizarlos, encandilados por el juego bonito y sobre todo por los resultados obtenidos por los rioplatenses. Había dicho además que "si un equipo no mete, le encajan", frase en la que sí tuvo razón. El ídolo número 10, Juan Román Riquelme, llegó y se fue con la pólvora mojada. No tuvo fortuna para embocar por lo menos dos ocasiones muy claras de conquista. "No creo que sea un partido de ida y vuelta", también arriesgó. También se equivocó.