Sábado, 23 de Febrero de 2019

Depende de 2 millones de personas tumbar a la ANR

 

El candidato presidencial por Patria Querida Pedro Fadul sostiene en esta entrevista que depende de 2 millones de electores la derrota del Partido Colorado el próximo 20 de abril, tras admitir que un millón son votos duros del oficialismo, del partido Liberal y de Unace. Fadul golpea con dureza a la dupla Fernando Lugo-Federico Franco y pronostica que si gana Blanca Ovelar resignará la jefatura de Estado a favor de Nicanor Duarte Frutos, con apoyo de Unace.

– ¿Por qué insisten en impugnar al presidente si saben de antemano que se va a rechazar?

– Porque mi trabajo es cumplir la ley. Si su trabajo es incumplir, que él haga su trabajo. Que la Justicia Electoral haga su trabajo de incumplir. La Constitución es clarísima. El presidente ni el vicepresidente no pueden candidatarse a senador. Si ellos van a atropellar la ley, allá ellos. La historia los juzgará. A mí me resulta muy llamativo que Lugo no haya pedido la impugnación de Nicanor.

– ¿Por qué le parece?

– ¿Se acuerda de la marcha de marzo del 2006? Los partidos llevamos 40.000 personas a la plaza, donde Lugo fue nuestro portavoz. La marcha fue para protestar porque Nicanor se candidató a presidente de su partido, algo que le prohíbe la constitución. Ahora Nicanor se candidata a senador de la nación, que es más grave, y Lugo no dice nada. ¿No le llama la atención? Yo no te impugno, tu no me impugnas.

– ¿Devolución de gentileza?

– Así parece.

– ¿Se puede rever la situación del presidente cuando sea senador?

– Si no se le impugnó, va a ser senador. Su siguiente paso es hacerse nombrar presidente del Senado con apoyo de Unace. Una vez presidente del Senado, Blanca Ovelar y Santacruz renunciarían o se les haría juicio político y de nuevo, Nicanor presidente.

– Parece muy fantástico...

– ¿Acaso ya no fue presidente de la República González Macchi, siendo presidente del Congreso? Ya tienen antecedentes de barbaridades más grandes.

– ¿Cuál es la diferencia de Fadul con relación a los demás candidatos?

– Nosotros somos gente de trabajo, que cumplimos lo que prometemos, hacemos lo que decimos. Somos intransigentes con la mediocridad, el prebendarismo y la politiquería.

– La queja sobre el ausentismo siempre está en sus declaraciones...

– Hoy ya nos reconocen que nuestros parlamentarios son responsables, honestos, productivos, que no se venden, que son valientes. Pero la población está harta como un novio desengañado por las traiciones y mentiras de sus 10 novias anteriores. Entonces, desconfía de su novia número 11 aunque ella le demuestre todos los días fidelidad. Así está la población. La gente se entusiasma por Patria Querida pero duda y tiene un poco de miedo todavía...

– Es que tampoco hay político que haya dado buen ejemplo...

– Hay 3 millones de electores para el 2008. Hay 600.000 votos duros para Blanca Ovelar. Son 300.000 los del partido Liberal y 100.000 de Unace. Quedan 2 millones que no son duros. Si esos 2 millones van a votar, el 20 de abril puede ganar cualquiera. Si se quedan en su casa, entonces obviamente gana Blanca Ovelar.

– ¿Por qué no votarían por Oviedo o Lugo?

– Ellos, como los colorados, no ofrecen un proyecto de cambio real, hablando sincera y francamente. Blanca Ovelar es la candidata del fraude. Lugo y los liberales avanzan a tientas y a locas, con la complicación de unos 15 movimientos colgados de su sotana, que no se pueden poner de acuerdo si están o no en contra del secuestro y la muerte. Una parte de la Alianza defiende a las FARC. Otra parte no dice nada sobre esa organización terrorista. El secuestro y el asesinato no pueden ser tolerados por ninguna razón ideológica. Imagínese un gobierno de ellos. Va a ser un caos.

– Le da muy duro a la Alianza...

– Ellos destrozaron la concertación. Sus dirigentes son una fábrica de incoherencias. Desautorizan a la Justicia Electoral pero aprueban miles de millones de aumento presupuestario y le pide que organice su interna. Lugo dice que las urnas electrónicas son inconstitucionales, pero hacen sus internas con urnas electrónicas. ¿Y Lino Oviedo? Yo no me olvido el gobierno que sostuvo Lino Oviedo. Galaverna acaba de confesar el fraude del 92. ¿Acaso no llevaron las actas a la Caballería? ¿No era que Oviedo estuvo involucrado? Entonces, ¿de qué cambio me pueden hablar? ¿Cómo confiar en los liberales si se venden ante el menor descuido como nos hicieron en Cordillera?

– ¿Qué pasó esta semana en Cordillera, que muchos no entienden?

– Como el gobernador electo tuvo que renunciar para candidatarse (Quiñónez del Partido Colorado), concejales liberales y de Patria Querida por votación eligieron a Samuel Gómez. Por el camino, los colorados “convencieron” a uno de los liberales (Luis Lesme), cuando no...

– Se dijo que Galaverna anduvo merodeando por ahí...

– Sí, pero no tiene mucho que ver. Ese liberal que se prestó es un vendido y punto. Entonces hicieron otra sesión, pero ya mau, con el liberal vendido al frente. Se “ofendieron” los otros liberales y dijeron que lo van a expulsar del partido. Pero yo les dije: “quiero ver aquí a Federico Franco, frente a las cámaras de televisión, con todos ustedes al lado, diciendo que van a presentar el pedido de expulsión al tribunal de conducta”. Les dije que quería verlos a ellos diciendo que van a renunciar a su partido si es que esto no se logra arreglar.

– ¿Por qué tan drástico?

– Porque ellos están acostumbrados a firmar acuerdos para pisotearlos una semana después. Tengo un amigo que dice que la seccional más grande que tiene el partido Colorado es el partido Liberal.

– Suena a irrespetuoso...

– Tal vez. No quiero ser irrespetuoso con muchos liberales que ofrendaron sus vidas en la esperanza de construir un partido, un país serio. Pero lastimosamente, la conducta de sus cúpulas, a mí me han decepcionado absolutamente. Carecen de conducta, de coraje para defender lo que es correcto al precio que sea. Se pasan zigzagueando y camanduleando por sus privilegios...

– ¿Acaso ellos legítimamente no tienen el derecho de apostar a un proyecto político como el que llevan adelante?

– A esta altura ellos saben perfectamente que Lugo no va a ganar, pero no les importa. Usan este globo para subir algunos escalones. Su objetivo es meter la mayor cantidad posible de cargos electivos y punto. Hace 10 años se prendieron de Oviedo y hoy de Lugo. Después, cada uno se manejará por su cabeza, todo por la ambición de una cúpula liberal y la flojera de Lugo, un obispo sin ninguna experiencia política, usado por ellos, castigado por la Iglesia con la suspensión a divinis, por la cual tiene prohibido administrar sacramentos. Ni siquiera puede salir de padrino...

– ¿Este escenario le conviene a Patria Querida?

– El escenario no varía mucho del 2003. En vez de Yoyito, hoy está Lugo, que llega salpicado por todo su problema con la Iglesia, por sus posiciones zigzagueantes y ambiguas en temas muy graves. Lo acompaña Federico Franco, al que la mitad del partido Liberal lo llama “Federico Fraude”, o “Frauderico”. Después, Oviedo llega muy salpicado por su pasado y por su acuerdo con Nicanor. Entonces, esos dos millones de electores van a decidir el día de la elección.

– ¿Cuál es su pronóstico?

– Es difícil saber. Yo bajo a la cancha. Ahí vamos a correr cada centímetro los 90 minutos. Ha ja perdetaro chamígo, japerdeta cánchape. Nda japytamo’ái vestuariope.

– Blanca dice que va a convertir en carretera de 4 calzadas Asunción-Ciudad del Este y Asunción-Encarnación...

– Es muy fácil hablar así y no hacer nada en cinco años como su padrino Nicanor. Mire. Un papá sin trabajo no es solamente ausencia de bienes económicos, de educación o de comida. Un papá sin trabajo es un atropello a la dignidad del padre de familia. Le pierde el respeto la esposa. Le pierden el respeto los hijos y él pierde el respeto de sí mismo. A eso nos han llevado estos gobiernos colorados. Sin embargo, con seriedad y responsabilidad, en el próximo gobierno podremos hacer verdaderos milagros económicos para devolver la autoestima y la esperanza a la gente tan descreída de los políticos.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Asunción, 10 de febrero del 2008