Sábado, 23 de Febrero de 2019

Brasil ya quiso aprovecharse en la guerra con Bolivia

–¿Cómo desemboca esta historia de convertir los saltos en una represa? 
–Cuando los brasileños comenzaron a publicar mapas donde aparecían los saltos como de su exclusiva soberanía. Eso generó una reacción adversa ya en los años treinta, cuando el Paraguay estaba más enfrascado en su conflicto con Bolivia. Con el tiempo se fueron exacerbando los ánimos hasta que, en los comienzos de los sesenta, las invasiones brasileñas (como la de puerto Renato) produjeron tal malestar que se llegó a apedrear la Embajada en Asunción. 

–¿En los sesenta? 
–De ahí provienen unos vibrantes escritos de Efraím Cardozo (el historiador liberal fallecido, precisamente en 1973, 16 días antes de la firma del Tratado de Itaipú), en el periódico católico Comunidad, en que hizo una defensa a base de documentos históricos que demuestran que los Saltos del Guairá eran paraguayos. Otros varios intelectuales tuvieron destacado protagonismo. 

–¿En plena Guerra del Chaco quisieron quedarse con los saltos? 
–Mediante una simple operación cartográfica y demarcatoria, como relata Cardozo en sus escritos. Pretendieron convertir en hito fronterizo un pilar (turístico) de observación levantado en 1874 frente a la quinta caída. Así, sin negociación diplomática, los saltos saldrían definitivamente del poder del Paraguay, que en ese momento se desangraba en defensa de su territorio.

–¿En qué se basaron ellos? 
–Cardozo relata que lo que debió ser una mera renovación de hitos, por el protocolo Moreno-Mangabeira, los brasileños pretendieron una nueva demarcación. Lo llamativo era que esta fue efectuada con una urgencia sospechosa, cuando el Paraguay estaba en plena conflagración con los bolivianos. 

–Efraím Cardozo era un opositor. Lo raro fue que Stroessner permitiera sus espacios en Comunidad... 
–Sus escritos datan de 1964. ABC (1967) todavía no existía. El hizo un análisis exhaustivo de esta posesión del Paraguay desde el vamos. Parte del Tratado de Tordesillas, inclusive de la Bula de Alejandro VI, que concede los territorios. Fíjese el cesaropapismo: Alejandro VI, el Papa Borgia en el siglo XVI, le concede los territorios descubiertos a España y Portugal. 

–¿Los límites no se definieron nunca?
–No estaban tan definidos. En el período colonial formábamos parte de la Provincia Gigante de las Indias.

–Dicen que los límites llegaban hasta Santa Catarina... 
–Por el Tratado de Tordesillas. Después fuimos escindiéndonos de varios territorios. Se va conformando nuestro mapa político a partir de diferendos, de la Guerra de la Triple Alianza, de la Guerra del Chaco y también a partir de desmembraciones que va sufriendo la Provincia Gigante a lo largo del tiempo. 

–Asunción llegó a ser el centro... 
–La primera que se escinde es Santa Cruz de la Sierra, que ahora está con un proyecto autonomista, pero que fue fundada por Ñuflo de Chaves desde Asunción. Asunción manda varias fundaciones con sus propios escasos recursos. La segunda Buenos Aires se funda desde Asunción. Santa Fe de la Veracruz también y Corrientes de la Vera de las Siete Corrientes también se funda desde Asunción. 

–¿En la Independencia no se trazaron límites? 
–No había límites oficiales. Con Carlos Antonio López, la cuestión de límites fue postergándose. El firmó tratados. Consiguió que se reconozca la independencia... 
 

(Continuará...)

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Jueves, 15 de mayo del 2008