Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Pompeyo reitera que se tienen que ir los ministros “mediocres”

Pompeyo Lugo, hermano del presidente Fernando Lugo, vuelve a la carga para reclamar la renuncia del gabinete. “Fernando es como un director de orquesta de la sinfónica de Viena, con una batuta de primera. Pero juntó unos músicos mediocres, de lo más calandraca que tiene el país”, afirma en esta entrevista. De la enfermedad que aqueja al Jefe de Estado dice que la experiencia nos recuerda que al más pintado, al más fuerte, le llega su hora en el momento menos pensado. Para Pompeyo, negros nubarrones se aproximan sobre el Partido Colorado.

–¿Fue otro  año agitado para la familia Lugo?

–El país pasó por un año agitado, especialmente por la enfermedad del Presidente, que fue completamente inesperada. Dios decide cuándo la gente se enferma y cuándo no. Todo eso conlleva todo un drama para el enfermo y sus familiares, en este caso también para el país. Fue una noticia ingrata saber que nuestro hermano estaba enfermo, así, de un día para otro.  Estamos muy agradecidos a todos los médicos que lo atendieron.   

–¿Usted dijo en algún momento que lo descuidaron?   

–Claro que lo descuidaron. Un linfoma no aparece de un día para otro. Tendría que haberse detectado mucho antes. De todas formas, todo eso forma parte de la historia. Lo que importa es que él se encuentra bien. Tuvo el apoyo de mucha gente de nuestro país y de varias partes de América que le recetaron desde jarabes de sapos, frutas, elixires de todo tipo asegurando que cura el cáncer. Yo creo que todo contribuyó.   

–¿Llevó a consumir algunos de sus brebajes?   

–En estos casos, ndaipóri la roipuru’ÿva (se prueba de todo). Jaipurupaite la elixir oîva guive (usamos todo lo que había). Y eso es importante porque la fe mueve montañas. Hoy tiene buen semblante y estamos muy contentos. El siente gratitud.

–¿Cómo le afectó?   

–Mi hermano siempre ha sido una persona grata por dentro, pero no es una persona que exterioriza fácilmente esa gratitud por fuera. Yo creo que las cadenas de oraciones, las plegarias, contribuyeron también. Todo el país estuvo apoyando la sanación de la persona humana Fernando Lugo Méndez y también presidente de la República, a pesar de que algunos también probablemente hicieron cadena de oración, pero para que no se cure.   

–¿Quiénes, por ejemplo? ¿Insinúa al Vicepresidente?   

–Me refiero a alguien que un día dio un discurso y dijo: “¡Yo voy a ser un presidente sano!”   

–¿Quién, Federico (Franco)?   

–He’i peteî tavyrón (lo dijo un tarado)..., pero bueno, el Presidente está bien y no hay que desearle nunca mal a nadie. La enfermedad nadie pide.  Dios decide cuándo nos enfermamos o nos curamos y cuándo nos lleva.   

–¿Le hizo cambiar esa experiencia bastante difícil?   

–Todos cambiamos cuando sobreviene esta clase de prueba. Cambió él y cambiamos nosotros también porque, en algún momento dado tuvimos frente a frente la posibilidad de un desenlace.   

–¿Cuál fue el momento de mayor riesgo: el traslado precipitado a Brasil, aquel sábado?   

–Fue una trombosis. Estuvimos muy cerca de lo peor. Una experiencia como esa nos recuerda que el ser humano es mortal y que al más pintado, al más fuerte le llega su hora en el momento menos pensado.   

–El caso Kirchner, por ejemplo. Fue toda una sorpresa. Se fue, de repente, a los 60 años.   

–Hay  muchísimos casos, desde Julio César...  El caso más reciente es lo que pasó con Kirchner.   

–Ahora, ¿cómo está?   

–Mi hermano menor está bien y puede llevar una vida normal, hasta pensar en intensificar su vida política, al punto de plantearse volver después del 2013 si se produce la reforma constitucional que permita la reelección.   

–Se comenta mucho  que el Presidente no controla a sus principales colaboradores, ni civiles y menos militares. Dicen que hacen lo que quieren.   

–Mire, yo veo que tenemos un excelente director de orquesta. Fernando es como un director de orquesta de la sinfónica de Viena, con una batuta de primera. Pero juntó unos músicos mediocres, de lo más calandraca que tiene el país. Los violinistas de su gabinete se apoyan en la izquierda y tocan con la derecha.   

–Algunos,  acusados de meter la mano en la lata también.   

–Se apoyan en la izquierda,  en los sintechos, en los sintierras, a quienes prometen mil cosas y luego estos sinvergüenzas se dan vuelta y tocan con la derecha para venderse por 30 monedas.   

–¿Cómo se manifiesta eso?   

–Quieren regalar los puertos y los aeropuertos. El Presidente va a tener que buscar nuevos músicos. Por eso yo creo que para el 31 de diciembre esta orquesta tiene que irse. Mavavéva nohendusevéi chupekuéra (nadie quiere escucharlos más). Sus instrumentos están desafinados. Tocan mal, a destiempo y no tocan el repertorio que el pueblo quiere escuchar. Ombopu vai ha ombopu asy (tocan mal y se sufre con su música).   

–¿Son los de “anillo de lata” del Presidente, como dijo usted en otra entrevista?   

–Son los del “anillo de lata”. Son “músicos de lata”.   

–¿Quiénes se tienen que dar por aludidos? ¿Quiénes tienen que irse?   

–En el gobierno de Federico Chaves y también creo que en el de Stroessner, todos los ministros ponían sus cargos a disposición el 31 de diciembre, con sus renuncias ordenadamente firmadas por cada uno.   

–Esa es una expresión suya, de deseos. No hay uno solo que lo va a hacer de motu proprio.   

–Eso lo tienen que hacer si les queda sangre en la cara.   

–¿Absolutamente todos?   

–Todos. Unos serán reconfirmados, otros no, como es lógico.   

–El ministro Borda dijo que el país creció el 14,5%.   

–Entonces, hay que darle el Premio Nobel de economía, como mínimo (ironiza). Ese es un cuento. Es una gran mentira, porque el país tiene dos economías: una economía formal y una economía informal. La informal es la que infla. La macroeconomía es una economía más bien abstracta. Eso incluye solamente a aproximadamente 1.500 entre unidades y familias. El producto interno bruto (PIB) dicen que llegó a  2.773 dólares por persona. Es una gran mentira. O sea, 1.500 personas tienen una media de millones de dólares por cabeza, mientras que el 80% de la población tiene menos de 100 dólares. Ijapueterei ningo hikuái (mienten demasiado).   

–¿Cuál es la verdad?   

–La clase media está desapareciendo con la política del ministro Borda. La política de hambre  sigue. El 70% de la población no participa de la circulación monetaria y eso es catastrófico.   

–¿Cuál es el punto para enderezar esta situación?   

–Y tenemos que apostar a la creación inmediata de empleo. El Estado tiene que garantizar el empleo. Tenemos que salir a construir caminos, a mano, en todo el país. El Estado tiene que pagar. El dinero tiene que circular. Tiene que haber dinero en el bolsillo. Tenemos que  industrializar lo que sabemos hacer como los textiles, el cuero.   

–¿Por qué cree que no se hizo? El Gobierno dispuso de fondos millonarios estos 2 años. ¿Qué le detiene hacer las cosas? Se hablaba de construir rutas a 4 vías: la ruta Roque Alonso-Limpio.   

–Esas son las propagandas que hace el ministro Alegre. Son mentiras. Yo vivo en Patiño, sobre camino de tierra. ¿Por qué no nos deja a los vecinos hacer un empedrado a mano y que el Estado pague? Así deben hacer.   

–¿Dónde está el déficit mayor?   

–Van privatizando la salud de a poquito. El IPS, que recibe tanto aporte millonario de trabajadores y empleadores, por poco  entra en colapso cada día.  Wasmosy intentó privatizarlo y hoy, Carlos Filizzola y su equipo (de País Solidario) lo va haciendo de a poco. Se van apoderando rápidamente del IPS.   

–Es una contradicción. Ellos son socialistas.   

–Ellos son violinistas. Se apoyan en la cháchara de la izquierda y tocan con la derecha. El es uno de los violinistas.   

–¿Acaso no puede el Presidente disponer de los cargos sin estar pidiendo que renuncien? ¿Cuánto tiempo más de Gobierno le queda: 2 años y medio?   

–Y bueno, yo creo que se vienen los cambios. Imagínese, en el Ministerio de Salud vi una carta del Dr. Zorrilla del Hospital Nacional de Itauguá, de Emergencias Médicas, cómo los niños están muriendo por mala atención, por mala administración, escandalosos desvíos de fondos, escandalosos tratamientos médicos, discriminación, médicos recién recibidos que tienen salarios siderales que más bien trabajan como operadores políticos. A diferencia, hay médicos profesionales con 20 años de servicio que ganan el 20% de ellos. Da pena.   

–Usted suele insistir mucho en la corrupción en la administración de puertos. ¿Qué hay ahí?   

–Por ejemplo, hay un contrato en el puerto de Concepción donde pagan creo que 200 mil guaraníes mensuales por el puerto. No están pudiendo cortar ese contrato. Eso directamente, sobre tablas se tiene que anular. Eso es una vergüenza. Si alguien paga 200.000 mensuales por un puerto, quiere decir que los directores del consejo de puertos están recibiendo enormes coimas. ¿No le parece? En cuanto a la seguridad interna, leímos (en el sitio WeakLeaks) que (Rafael) Filizzola no es capaz de proteger la seguridad ciudadana, pero violenta la privacidad de las personas con escuchas telefónicas.   

–¿Realmente existen de esos funcionarios que desobedecen al Presidente?   

–Sí existe. Hay  funcionarios que no solamente desobedecen: se mofan del Presidente directamente. La ciudadanía tiene que darle fuerza  al Presidente y decirle: “Ejagarrá la nde typycha hû, ha pe icaníllare ejapete chupe (castíguelos).   

–¿Cuál debe ser el objetivo, de aquí al 2013 para decir: “cumplimos las promesas”   

–Fernando tiene que apretar la lapicera y hacer los cambios que el país necesita: nuevas caras, nuevos administradores y que se cumpla con las promesas.   

–¿Cómo ve el panorama colorado, donde usted es uno de los postulantes?   

–La convención del 15 de enero creo que va a ser muy tranquila pero que no va a terminar bien. El partido se va a dividir. Espero que los convencionales hagan lo que su conciencia les dicte y no lo que les diga un adinerado.   

–¿Usted participa en las internas de marzo?   

–Sí, y naturalmente nosotros queremos participar en pie de igualdad. y en este momento, todo apunta a lo contrario. Todo marcha hacia la mayor  anormalidad. Si el dinero decide  el destino de un partido, esto va a terminar mal.   

–¿No ve con buen augurio entonces a la ANR en el 2011?   

–Si el dinero de Wasmosy causó estragos  aquel 27 de diciembre del 92, usted no se imagina lo que puede significar el 15 de enero del 2011 y el 13 de marzo de 2011.   

–¿El dinero de Cartes?   

–El dinero de quien sea. Si no vamos a tener igualdad de oportunidades, hay que olvidarse de un Partido Colorado grande en el poder hasta el 2050 por lo menos. Entonces, con más razón vamos a apostar por el cambio y por la reelección de Fernando Lugo.   

Estamos cansados de los violinistas. Son tan ambivalentes que no se puede confiar en ellos. Hoy son izquierdistas, se apoyan en la izquierda y mañana le pueden traicionar instalando  el chavismo en Paraguay. Preferimos un lindo coloradismo, abierto, transparente, revolucionario, que un chavismo disfrazado de Carlos y Rafael Filizzola o de lo que sea.   

–¿Y su opinión sobre la alianza líbero-oviedista para hacer funcionar la institucionalidad?   

–¿Por qué se le tiene que excluir a Oviedo? El es paraguayo también. Ya demasiado mucho se le castigó, justa o injustamente. Yo creo que ya pagó con creces sus prudencias e imprudencias. No hay que excluirlo. El es un paraguayo más.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Jueves, 30 de diciembre de 2010