Viernes, 14 de Diciembre de 2018

Interrogantes que golpean a 10 años del genocidio de marzo de 1999

Ante la sorprendente parálisis de los procesos sobre la muerte de Argaña y la masacre de la plaza, que alienta inclusive a sus responsables impunes a seguir perifoneando con admirable cinismo la historia oficial, aunque ya mucho más tímidamente que antes, reiteramos algunas preguntas básicas que una investigación medianamente seria jamás dejaría de lado.

Tuvieron 10 años, el poder político y el judicial para condenar a sus enemigos políticos, aun con sus testigos falsos.

Pero no todos se prestaron a la farsa y en los últimos años se fueron restableciendo los derechos de la mayoría de los perseguidos políticos del nefasto régimen argañista y sus aliados oportunistas de otros partidos, magistrados, empresarios, clérigos, agentes de ONG, medios y periodistas ligados a ellos a cambio de canonjías, puestos y privilegios.

Si bien una pesquisa seria y real podría ahorrar muchas especulaciones, a falta de ella, las investigaciones de ABC apuntan a sostener que, a partir de la confusa muerte de Argaña, una minoría político-empresarial emparentada con el stronismo diseñó un plan maquiavélico para derrocar al gobierno constitucional de Raúl Cubas, electo por el 54% de los votos, cifra récord en la historia democrática del país.

- ¿Quién es la persona normal que le ofrece plata o beneficio a alguien involucrado en el asesinato de su padre?



En el caso Argaña son tan evidentes las contradicciones que la revista brasileña Istoé las resumió en una infografía cuando se ocupó del tema. 

- ¿Por qué los Argaña aceptaron cargos importantes en el gobierno en vez de exigir que se llegue a la verdad? ¿Por qué nunca les interesó investigar? 

- ¿Por qué el llamado magnicidio está basamentado en la versión de dos testigos falsos, ambos supuestos “autoconfesos”, una actitud de arrepentimiento que no se encuentra ni en las historias de ciencia ficción?

Uno de ellos, Gumercindo Aguilar, tenía sueldo de la misma presidencia de González Macchi.

La versión inventada adjudicada al segundo, Pablo Vera Esteche, fue suficiente para que el juez Jorge Bogarín condenara al mayor Reinaldo Servín, a Luis Rojas y Constantino Rodas a 25 años de cárcel. 

- ¿Por qué un pelotón de fuerzas conjuntas de la Senad y el Batallón Escolta Presidencial ejecutó a Coco Villar semanas después de que ABC desarticulara la falsa versión de Aguilar?

- ¿Por qué la viuda de Aguilar insiste en acusar del crimen de su esposo en setiembre de 2003 a los policías Fretes, Barriocanal, Sosa, al ex fiscal general del estado Germán Latorre, al actual fiscal adjunto Marco Alcaraz, a Nelson Argaña, “Calé” Galaverna, Juan Ernesto Villamayor, entre otros? 

- ¿Por qué la mujer insiste en que Aguilar fue contratado como testigo falso por estos y otros políticos y policías en una reunión en el desaparecido diario Noticias? 

- ¿Por qué el vecindario de Capiibary (250 km al noreste), incluido el párroco, asegura que Vera Esteche se encontraba en ese lugar –jugando voley– a la hora del atentado contra Argaña? 
- ¿Por qué Argaña está recostado hacia la ventana de donde provinieron las balas, cuando lo lógico es que la fuerza de los proyectiles lo deberían haber impulsado hacia el extremo contrario?

La granada que no explotó y cuyo objetivo era destruir la camioneta para borrar todas las evidencias.

- ¿Por qué en la autopsia los médicos amigos de la familia solo extraen dos balas cuando reportaron oficialmente cinco? 

- ¿Cómo es posible que –según el parte oficial– la “bala fatal” tiene orificio de entrada en la nalga antes de alojarse en el corazón describiendo una trayectoria extraordinaria? “Parecía teledirigida”, señalaba el Dr. García Varesini en el video. 

- ¿Cómo le pudo interesar la nalga si los proyectiles (se ven claramente tres perforaciones en la ventana de la camioneta) provinieron de arriba hacia abajo? 

- ¿Por qué los médicos Bellasai, Varesini, Luraghi y Llano se apresuraron en despanzurrar el cuerpo, seccionar todos sus órganos, hasta hacerlos desaparecer? ¿Eso se estila hacer en una autopsia?

- ¿Por qué aparece en poder de uno de ellos radiografías de Codas Thompson, como se ve en el video? ¿Estuvo antes el cuerpo en ese instituto radiológico?

- ¿Por qué los jueces Jorge Bogarín, Gustavo Ocampos (pariente de los Argaña), el fiscal Amarilla (hoy juez) y otras autoridades judiciales permitieron tamaña carnicería que no dejó evidencia alguna de lo que ocurrió? 

- ¿Por qué el secretario de Argaña, Recasens Molinas, afirma que el político murió la noche antes en un departamento del noveno piso de la avenida Perú casi Herrera, donde se encontraban la señora Fabiana Colmenares Casadío y otra pareja, una modelo y un joven político? 

- ¿Por qué el hermano mayor de los Argaña, Julio César Martínez, hijo no reconocido, también afirma que su padre murió antes y que “todo fue orquestado”? 

- ¿Por qué no hubo autopsia de los muertos en la plaza? ¿Fue para ocultar que la mayoría recibió disparos de fusil de guerra M-16? 

- ¿Por qué nunca se indagó a Lincoln Alfieri para saber qué hacía con un fusil de esas características bajando de los techos del Cabildo? 

- ¿Por qué no se indagó a las decenas de personas nombradas por manifestantes de la plaza (Marcelo Ibáñez, César Ditrani, Luciano Cáceres, Mario Ramírez, Pablo Cuevas, Pablo Fonseca) como responsables de esos disparos?

(final)

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Viernes, 27 de marzo de 2009