Martes, 11 de Diciembre de 2018

Libertad de prensa bajo amenazas en Paraguay

 Menos de una semana tras la conclusión del seminario "Medios y Libertad de Expresión en las Américas" en Paraguay, conducido por el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, por sus siglas en inglés), el gobierno paraguayo encarceló a cuatro periodistas, cerró dos emisoras de radio, prohibió reuniones públicas sin previa autorización de la policía y decretó medidas de emergencia que restringen directamente a la libertad de expresión en el país.

Las acciones del gobierno surgen en respuesta a un fallido intento de golpe de estado que ocurrió el pasado jueves 18 de mayo, y bajo un estado de sitio declarado por el Congreso. El estado de excepción declarado el 19 de mayo permite que el gobierno del presidente Luis González Macchi suspenda todas las garantías constitucionales por un periodo de hasta 60 días.

El 22 de mayo el gobierno prohibió cualquier tipo de demostración pública y protesta. El mismo decreto impide reuniones sociales, políticas y sindicales que no estén previamente autorizadas por la policía. Algunos grupos - como el de apoyo al supuesto organizador del golpe, el general exiliado Lino Oviedo - están expresamente prohibidos de realizar sesiones.

 El 21 de mayo el gobierno invadió y cerró dos emisoras radiales, Radio Asunción, en la capital del país, y Radio Ybytyruzú, en la ciudad de Villarrica.
 El lunes, 22 de mayo, el poder ejecutivo también emitió un mandato de prisión contra cuatro profesionales de prensa: Hugo Ruiz Olazar, reportero del diario ABC Color y corresponsal de la Agencia France Presse, así como del periódico Clarín, de Argentina; Miguel y Adriana Fernández, periodistas radiales y propietarios de Radio Asunción y Juan Carlos Bernabé, comentarista de la Radio Nanawa. La orden de arresto no incluye acusaciones específicas.
 Ruiz Olazar publicó una serie de entrevistas con Oviedo en los últimos meses. Las emisoras de radio también llevaron al aire entrevistas con el general y comentarios favorables al mismo. Abogados de ABC Color han presentado un decreto judicial de habeas corpus en nombre de Olazar, quien se encuentra viviendo en las oficinas del diario mientras aguarda su arresto. Los otros tres periodistas están bajo supuesta custodia de la policía, pero el paradero del trío permanece desconocido. Según datos del periódico ABC Color, un pedido de prisión también se encuentra pendiente contra el director del medio, Aldo Zucolillo.
 Tanto la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) como el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) condenaron la detención de los periodistas y las amenazas contra los medios de comunicación.
 La SIP envió una carta al presidente Macchi en la que conmina a garantizar la libertad de expresión, la labor periodística y el derecho del público a la información. La SIP advirtió que denunciará y luchará contra cualquier exceso que pueda minimizarlos. 

Por su parte, el SPP, también en una nota al mandatario paraguayo, señaló que es "un indicio peligroso de daño a la libertad de expresión la detención del periodista Hugo Ruiz Olazar, con quien el SPP tiene profundas diferencias en cuanto al ejercicio responsable y ético del periodismo ya que este colega ha hecho defensa del golpista Lino Oviedo a través de sus notas periodísticas manipulando muchas veces la información." Agrega la nota que "pese a esa diferencia, sostenemos que no hay delitos comunes de prensa sino cometidos a través de ella y que nadie puede ser condenado por sus opiniones ni coartado en el ejercicio de su libertad de expresión."

Publicado por Medios y Libertad en las Américas
Un proyecto del Centro Internacional para Periodistas
Viernes, 1 de diciembre del 2000