Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Si se torna en jurisprudencia el fallo, Lugo es el nuevo dictador, afirma Oviedo

Si se torna en jurisprudencia  el fallo de la Sala Constitucional de la Corte por el cual se repone en sus cargos a Fernández Gadea y Ríos Avalos, “Lugo es el nuevo dictador del Paraguay”, asegura en esta entrevista el líder opositor Lino Oviedo.

 

–¿En qué se basa para afirmar que el fallo afecta gravemente al proceso democrático?  

–Porque no se ha respetado un artículo constitucional que determina claramente la independencia de los poderes y al mismo tiempo la facultad que tiene el único poder del Estado de realizar juicio político, como es el Poder Legislativo. Este fallo produce una grave usurpación de un poder en la atribución de otro poder.    

–Evidentemente sorprendió a toda la oposición. Ustedes no se esperaban...  

–Es algo inaudito en la historia jurídica paraguaya. Se conforma una Sala Penal a la medida del Ejecutivo, luego de una inhibición en cadena. Tres personas anulan  lo resuelto por 125 legisladores electos legítimamente. Es más, el Poder Ejecutivo veta al elegido por el Congreso para ser miembro de la Corte (Agustín Lovera Cañete) y pide que se conforme una nueva terna para elegir al que sea de su preferencia.    
 
–¿Eso qué quiere decir?
–Que cuando venga el que le gusta, ese va a ser ministro de la Corte. Con esta nueva Corte que está conformando Lugo, si mañana hay juicio político en su contra, él, tranquilamente va a interponer un recurso de inconstitucionalidad para que se le reconfirme. A partir de ahora, no sirve de nada lo que resuelvan 125 representantes del pueblo elegidos democráticamente. El juicio político es una potestad exclusiva del Congreso.   Es una instancia inapelable. Sin embargo, tres magistrados camaristas, por cadena de inhibiciones,  conforman una Sala Constitucional para violar la Constitución. El fallo afecta seriamente el proceso y el orden institucional.
 
–¿Cuáles son las consecuencias?
–Esto le beneficia directamente a Lugo. Si esta jurisprudencia resuelta por un tribunal a la medida, el gusto y el paladar de Lugo se efectiviza, ya queda inexistente el Consejo de la Magistratura y la atribución del Senado.    
 
–¿Es una connivencia con quién?
–Aquí hubo una negociación política, quién sabe con qué finalidad. Es gravísimo. Digo más. Hay un artículo 12 de la ley que organiza la Corte. La Corte en pleno de sus nueve miembros debió rechazar in límine, la acción de inconstitucionalidad que presentaron estos dos señores, porque lo que plantearon son cuestiones no justiciables, porque la decisión del legislativo es inapelable.
 
–Ellos recurrieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

–En primer lugar, lo que dicte la Comisión Interamericana no es de cumplimiento obligatorio. Yo quiero ver qué dice la comisión. No creo que diga: “repóngase en su cargos...”, por alguna denuncia de violación del derecho a la defensa. Ellos tuvieron oportunidad de defenderse. Presentaron sus argumentos ante la cámara acusadora. No se le dio curso. El juicio político no es un juicio ordinario.    

–¿Es un jaque mate a la oposición?  
–Acá Lugo se erige como superpoder. No hay duda que genera una intromisión de un poder en el otro  violando la Constitución y las leyes. Quiere abolir las atribuciones de todo un poder, llamado Legislativo, a través de tres personas que fueron seleccionados circunstancialmente como ministros de la Sala Constitucional. Imagínese, ni siquiera ahora son los nueve miembros los que se reúnen para resolver los asuntos de gran trascendencia. Hasta para resolver mi caso particular se han reunido los nueve miembros de la Corte. También se reunieron para tratar las  famosas “croquetas de oro” de Fernández Gadea. Pero este caso, tan emblemático y de tan grande trascendencia por involucrar a todo un poder, es  anulado por tres miembros de una cámara de apelación, burlando la decisión de dos cámaras del Congreso, electo por el voto popular. Si esto se torna en jurisprudencia, Lugo es el nuevo dictador del Paraguay...    

–¿Qué le hace suponer que Lugo está detrás de todo esto?  

–Me da la impresión que esta jugada es producto de las farras en Mburuvicha Róga entre Lugo y el presidente de la Corte Antonio Fretes, muy publicitada en la prensa. El silencio cómplice dice mucho. Ya sospechaba que ellos  no se iban a cruzar de brazos.    

–Con este antecedente puede detener cualquier juicio...    

–Ya le dije. A partir de ahora, Lugo puede dormir tranquilo. Tiene su propia Corte y va a poder desautorizar cualquier juicio político en su contra...

 

(continuará...)

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en Diario ABC Color
Sábado, 2 de enero de 2010