Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Oviedo desafía a Lugo a demostrar que no está detrás del fallo

Lino Oviedo desafía al presidente Fernando Lugo a demostrar que no está detrás del fallo judicial inconstitucional que deja sin efecto el juicio político a los ex ministros de la Corte Bonifacio Ríos y Carlos Fernández Gadea y ordena la reposición en sus cargos. Para el líder opositor. es evidente que el Jefe de Estado pretende erigirse como  Stroessner, en “único líder” y que la cuestionada sentencia de la Corte es un paso para alcanzar su objetivo.

–El Ejecutivo dice que no tiene nada que ver con el fallo. ¿Cómo se explica?    

–Como le dije, si esto se torna en jurisprudencia, Lugo puede formar su propia Corte para anular cualquier iniciativa del Congreso para controlar los abusos en que incurra el Ejecutivo. Estos miembros de la Corte hoy, con una absoluta falta de ética, por algún acuerdo o negociación o pacto, se vienen autoconfirmando en sus cargos, declarándose inamovibles, sin que nadie pueda intervenir para detener sus arbitrariedades. Es para reírse.    

–¿O para llorar?    

–Japukarei jey he’i hembireko manóva.    

–¿Cómo demuestra usted la arbitrariedad?    

–Por ejemplo, si tuviera alguna seriedad esta resolución, el Poder Legislativo al menos hubiera sido notificado por ser parte. Fue el que castigó a los dos ministros con la destitución vía juicio político. Pero ni siquiera fue notificado que se iba a anular el resultado del juicio político. Ni siquiera una acción autónoma de nulidad es posible plantear si el asunto otra vez va a ir a parar a manos de ellos.    

Justamente hace un mes nomás, el Paraguay fue calificado nuevamente como el país de más alto riesgo para la inversión por falta de garantía jurídica para los inversionistas y la inseguridad de orden público que se vive. Ambos factores se siguen agudizando en nuestro país y el perjuicio, aunque no se ve a simple vista, es incalculable. El presidente Lugo, al asumir el 15 de agosto de 2008 juró respetar y hacer respetar la Constitución, las leyes, la independencia de los poderes .    

–Pero. ¿y si niega que haya estado detrás?    

–Entonces, que saque un comunicado para condenar este atentado contra la existencia del Estado, artículo 269, coacción a órganos constitucionales, artículo 286, prevaricato, artículo 305, el juicio político como atribución exclusiva del Congreso, artículo 202, inciso 22, etc.    

–¿Por qué afirma que son los primeros pasos para que Lugo se convierta en dictador?    

–Desde que asumió, Lugo echó a andar un plan que tiene dos intenciones: moldear un Congreso a su medida, como lo hizo (Hugo) Chávez, (Rafael) Correa y (Evo) Morales o, en su defecto, constituir una nueva Corte Suprema de Justicia a su medida.    

–¿Le parece que el Presidente puede cambiar tanto y arriesgar todo?    

–Estando yo preso, con el partido Unace lo hemos acompañado en el movimiento Resistencia Ciudadana. Nos convenció que tenía sanas intenciones para aglutinar a las fuerzas políticas, declarándose inclusive sin ambiciones políticas. Nos convenció la cruz que portaba en el pecho. En aquellos mítines en la plaza –es cuestión de mirar los archivos de los diarios– él decía que los ministros de la Corte eran unos corruptos, venales y cuánto epíteto calificativo pudiera calzar a la conducta de estos señores. Pero, ¿qué pasó después? Asumió la presidencia y se le descubrió farreando con el presidente de la Corte, Fretes, en Mburuvicha Róga, el hombre al que tanto denostó.    

–¿Era para preparar este fallo?    

–Evidentemente para erigirse como “único líder”. El quiere ser como Dios, padre, hijo y espíritu santo. Es cuestión de fijarse en su trayectoria. Comenzó a proyectarse acoplándose a los que luchábamos en forma desigual contra la injusticia de la justicia. El los repudió cuando se autonombraron vitalicios. Apenas 72 horas después de asumir fue a visitarlos a todos. Más adelante la prensa ya registró las farras.    

–“Si no puedes con tus enemigos, alíate a ellos”...    

–Se alía y comienza la connivencia con Fretes. Estoy relatando lo que están publicado en todos los periódicos. Fue a visitarlo al fiscal general del Estado, al que un tiempo antes acusó de haber estado planeando conmigo un golpe en su contra. Después veta como ministro de la Corte a (Agustín) Lovera Cañete, elegido por una mayoría del senado y pide que se conforme una nueva terna. Como el asunto se trancó ahí, de su luna de miel con el presidente de la Corte aparece esta resolución, producto de una inhibición en cadena de jueces, por la cual se declara que el juicio político no sirve para nada. Se asegura una Corte a su medida.    
   
–¿Acaso Fernández y Ríos no son colorados?    

–¿Y qué? Los colorados ya no están en el poder. Lugo es el que está. La Corte ya no responde a los colorados. Se engaña el que piensa de esa manera. Habrá honrosas excepciones, pero no tiene mayoría suficiente. Escuché que su alter ego, Pakova Ledesma (el gobernador de San Pedro), estuvo saliendo de una reunión con (Bonifacio) Ríos. Hay otras evidencias que me reservo de dar a publicidad en este momento sobre la mano que metió Lugo en la justicia.    

–¿Tiene evidencias?    

–Hay evidencias de la connivencia, en el montaje de este hecho. ¿Por qué no saca un comunicado condenando esta intromisión de un poder del Estado en el otro, como hicieron todos los políticos? En la medida de su silencio, está su complicidad. Quien calla otorga. Es la misma cosa cuando ocurre el secuestro. Se les da tiempo suficiente tiempo a los secuestradores para ubicarse en los mejores escondites para que no se le encuentre. (Rafael) Filizzola anuncia por todos los medios el inicio de la Operación Triángulo, la cantidad de hombres y armas que lleva a Concepción. ¿Qué clase de cacería se puede realizar si, de entrada, usted espanta a todos los animales? Era como decir: salgan de esta área, que vamos a llegar en cualquier momento. ¿Qué autoridad seria de seguridad anuncia públicamente su plan?    

–En todo caso, la batalla de este pleito se peleará en el campo del Legislativo y el Poder Judicial. El Ejecutivo va a actuar de mirón. ¿Cómo se puede evitar el enfrentamiento?    

–Presumo que el enfrentamiento es inevitable. Con este fallo, se declara so’o la institucionalidad de la República del Paraguay. Alguien tiene que defenderla. Si no soy yo, habrá otros. 

–Es difícil de entender. El mismo ministro Filizzola fue el fiscal acusador del Congreso para la destitución de estos dos ministros de la Corte...  

–Lugo es capaz de usar a Filizzola, Camilo (Soares), Desirée (Masi, la esposa de Filizzola) y a cuantos se le pongan en el camino para cumplir su objetivo. Después les va a pasar encima, como hizo Stroessner cuando fue entronizado en el 54. Traicionó a todos los aliados que le cuestionaron. Los hizo apresar o los mandó al exilio. Filizzola, Desirée, Camilo, son los que más le defienden a Lugo. Mañana van a ser los que más se van a plaguear en contra. Los que pretenden ser dictadores son así. 

–El tiene la fuerza. Nadie se va a poder interponer si está decidido a hacer cumplir el fallo... 

–Es cierto. El tiene a su cargo las Fuerzas Armadas, la Policía. Pero Cubas también tenía. Todos sabemos lo que pasó con él. Quizás la gente no tenga idea todavía de la gravedad del tema. Si esta Corte no toma una actitud de acompañar al Parlamento en la defensa de los artículos constitucionales y la ley de organización de la Corte, repito, esto va a tener graves consecuencias para el país...    

–Pero por más razón que tenga la mayoría opositora, Lugo es el que goza de respaldo internacional...    

–Yo le pregunto una cosa: el caso de Honduras, ¿de qué le valió a Manuel Zelaya el respaldo internacional?, ¿de qué le valió el respaldo de Lula, Bachelet, Cristina, Chávez, Correa, Morales, el de Nicaragua, Ortega, la Comunidad Europea, Estados Unidos? ¿Acaso ese respaldo hizo que Zelaya vuelva a la presidencia?   

–No.    

–Negativo. Dentro de poco va a ver, que se van a restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales de los países con Honduras, que tiene hoy un presidente democrático, elegido por las urnas. ¿O me va a comparar Honduras con Cuba, donde no se realizan elecciones porque el régimen totalitario de los hermanos Castro sojuzga a sus ciudadanos? ¿O acaso Cuba, con el que el Paraguay mantiene relaciones diplomáticas y comerciales es una democracia? Dejémonos de ser hipócritas.    

–Las vueltas que le dan a la democracia...    

–Ahí, vaya y pregúntele a los parlamentarios que fueron como observadores para las elecciones bolivianas.    

–¿No fueron democráticas? Morales ganó por más del 60% de los votos...    

–Pero ¿acaso Stroessner no era electo por el 94% de los votos y hasta se jactaba de regalar votos a sus opositores alquilados? Nadie le decía nada. Perseguía y silenciaba a cuanto podía. Le daba una fachada democrática a su gobierno. La mayoría le rendía pleitesía, alabanzas. Se juramentaban en defenderlo “hasta las últimas consecuencias”. Cuando cayó nadie levantó la mano a su favor, porque su régimen dictatorial era de pura fachada. Así también, mañana va a caer Chávez, va a caer Morales y nadie va a salir a decir algo a su favor. Las voces van a salir a denunciar sus arbitrariedades y a reclamar lo que robaron, porque en estos casos, la democracia usan para robar y para cerrarle la boca a los que protestan. Por eso se ven cierres de diarios, de canales de televisión, radios y se persigue a los líderes que denuncian. Estatizan bancos, estatizan empresas del sector privado, todo para satisfacer a la nueva clientela que viene a sostener a estos dictadores inescrupulosos.    

–¿Ese es el camino que según usted quiere seguir Lugo?   

–Es lo que  ocurre con los países de la órbita “bolivariana”. Unos gobernantes trasnochados quieren volver a aplicar la fracasada receta comunista con la muletilla “socialismo del siglo XXI”.    

–¿Es posible que veamos algo parecido, un gobierno financiado por Venezuela y Cuba?

–Paraguay es un poco distinto de esos países. Es un poco más complejo que Honduras. Si el mandamás de turno no entiende, allá él.



Hugo Ruiz Olazar
Publicado en Diario ABC Color
Domingo, 3 de enero de 2010