Viernes, 14 de Diciembre de 2018
img

El narcisista leninista Hugo Chávez

Ante la presencia esta semana de un emisario español de Hugo Chávez en Asunción, quien vino a tratar de seducir a estudiantes universitarios contándoles historias fantásticas de ese régimen, que no escatima petrodólares para alquilar o alienar conciencias en la región, no está demás recordar algunos de los abusos que comete a diario contra sus compatriotas.

Sus actos arbitrarios, de aquel estilo stronista que la mitad de los paraguayos conocieron durante la dictadura  de 35 años (1954-89), comenzaron a movilizar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la que el líder narcisista leninista venezolano no permite su ingreso al país para comprobarlos.

He aquí una recopilación de algunas de las denuncias radicadas contra este singular aprendiz de dictador.
    
“Morir por el proceso”    

Chávez es la cabeza de un grupo de militares que se apoderó y tiene el control total del Estado: el Poder Legislativo, Judicial, Electoral, la fuerza militar, policial.    

Supuestamente todos tienen que morir por el “proceso socialista”. Tal vez sea el preludio de lo que sucederá próximamente para abrir el camino de su dictadura vitalicia. Lo avalan miles de víctimas en 70 años de totalitarismo detrás de la Cortina de Hierro en Europa.    
    
“Venezuela va camino de un sistema totalitario comunista”. Es la conclusión de un documento divulgado por la Conferencia Episcopal Venezolana.    

Chávez practica el “genocidio laboral”, denuncian los venezolanos: el que no se pone boina roja o la camiseta roja, no tiene posibilidad de trabajar. En el stronismo, la afiliación al coloradismo era la ley suprema.    

...Qué tendrá ese color rojo que enloquece a los dictadores...    
    
Abusos    

Hasta ahora tiene clausurados 32 radios y 2 canales de televisión privados.    

La represión contra los medios independientes buscaría esconder millonarios escándalos de corrupción.    

El Tribunal Supremo de Justicia no le ha dado curso a ninguna de las acciones que instauró Radio Caracas Televisión (RCTV), una de las sancionadas para que devuelvan los bienes que le incautó el gobierno.    

Su director, Marcel Granier, resumió en una entrevista con ABC que Venezuela está bajo la férula de un régimen abusador, arbitrario, con un presidente que ya se declara indispensable y que se prepara para gobernar 50 años, como Castro.    
    
Discurso de odio    

La Corte Interamericana de Derechos Humanos resolvió favorablemente una denuncia de periodistas de RCTV y de Globovisión -la otra sancionada –contra las agresiones de las que fueron víctimas.    

La resolución de la Corte internacional condena el discurso de odio, de violencia del Presidente por influir a través de sus mensajes en las actuaciones de grupos vinculados al Gobierno que agreden a los periodistas y a los medios. Es la primera vez que el sistema interamericano acepta este tema del discurso del odio, algo que en Europa ya tiene más de 10 años.    

El gobierno de Chávez debe pagar las costas del juicio, rendir un informe periódico a la Corte Interamericana. Debe agilizar los procesos. Está obligado a hacer investigaciones sobre esos hechos violentos.    

Bandas paramilitares   

Entre las denuncias contra su régimen se menciona la existencia de bandas paramilitares pagadas por el Gobierno para perseguir antichavistas, Uno de esos grupos paramilitares arrojó bombas en la casa de Granier.    
   
El director propietario del canal Globovisión, Alberto Federico Ravel, dijo en otra entrevista con ABC sentirse acosado por el Gobierno, cuyos auditores y cazadores impositivos por poco no instalaron una oficina en su medio de prensa para atemorizarlo con sanciones por algún error en el pago de tributos. Decenas de demandas debe enfrentar paralelamente en los estrados judiciales, algo similar a lo que aconteció con ABC bajo los regímenes del dictador y el reprise de sus pupilos, la pandilla del 99, González Macchi y los argañistas.   

Mandó apresar a jueza   
    
La jueza María Lourdes Afiuni está presa desde hace 8 meses por orden directa de Chávez. En uno de sus programas “Aló Presidente” azuzó a la fiscalía para hacerlo. Antes de 24 horas ya estaba alojada en un calabozo. La hicieron pasear esposada, con chaleco antibalas, por los tribunales (lo mismo hacían los argañistas con los presos políticos del “marzo paraguayo” para humillarlos hasta lo indecible).  

La magistrada fue alojada con otras reclusas condenadas por ella misma. Atentaron contra su vida dos veces, según la denuncia de la Asociación Latinoamericana de Magistrados, organización proscrita en Venezuela. La rociaron con gasolina para quemarla viva. Su pecado fue levantar una prisión preventiva que pesaba sobre un empresario acusado por el Gobierno. Este llevaba cuatro años sin juicio.    
    
Lo acusan de alquilar conciencias de otros gobernantes. El tema del maletín (con Argentina) fue un escándalo mayúsculo. Los protagonistas confesaron que estaba destinado a la campaña presidencial de Cristina.    

Es un  autoritario que quiere imponer una sola opinión, un partido único,  sindicato único, canal único y que no cuida la boca ni siquiera para meterse con el Senado de Brasil y de Paraguay, a los que lanzó diatribas porque no le aprobaban su ingreso al Mercosur.    

Amenaza con guerra

Hace un par de semanas rompió relaciones con Colombia y mandó sus tropas a la frontera amenazando con dar guerra, como respuesta a las denuncias del presidente Alvaro Uribe que hizo difundir documentos sobre la presencia de guerrilleros de las FARC en campos de entrenamiento en su territorio.    

Pero si continúa desacatando las resoluciones de la CIDH, el “Ultimo Emperador”  como también lo llaman, aludiendo a la película del mismo nombre en la que Whitaker personifica al ex dictador ugandés Amín Dadá, Chávez podría  terminar como el presidente de Sudán Omar el Bashir, de quien la Corte Internacional ordenó su captura por delitos contra los derechos humanos. Robert Mugabe de Zimbabwe es un caso parecido.    

Increíblemente, del Senado paraguayo, del país más pobre y endeble de la región, depende su ingreso al Mercosur.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Viernes, 6 de agosto de 2010