Martes, 11 de Diciembre de 2018

Periodista implicado en fallido golpe de Estado en Paraguay

Civiles bajo orden de arresto y familiares de detenidos en conexión con un fallido intento de golpe de Estado en Paraguay, denunciaron el domingo que el gobierno abusa de un estado de excepción decretado el viernes.
 

La asonada fue llevada a cabo por seguidores del ex general golpista Lino Oviedo, según las autoridades paraguayas.

Los sublevados coparon dos cuarteles militares, dos de la policía y dos radioemisoras, atacaron a tiros la sede del Congreso y exigieron la renuncia del presidente Luis González Macchi, aunque se rindieron aparentemente ante la evidencia de que estaban en inferioridad de condiciones.

Poco después de la asonada, el gobierno decretó estado de excepción para desbaratar la red de presuntos golpistas.

"Muchos de los procedimientos dictados por el gobierno (en el marco del estado de excepción) son atropellos a la libertad de expresión y otras garantías establecidas por la Constitución", dijo a Reuters el periodista Hugo Ruiz Olazar.

Sobre Ruiz Olazar, corresponsal de la Agencia France Presse, del diario argentino Clarín y analista del diario asunceño ABC Color, hay una orden de captura decretada por la presidencia el sábado, por estar presuntamente implicado como partícipe del fallido intento de golpe de Estado el viernes.
Unos 80 militares, 22 policías, y al menos 12 civiles, entre ellos cuatro congresistas y dos propietarios de radioemisoras simpatizantes del ex militar Oviedo, que llamaron a unirse a la sublevación, fueron detenidos entre el viernes y el sábado.

Miguel Fernández, hijo del director de la Radio Asunción del mismo nombre, denunció a periodistas que el gobierno intervino la emisora, secuestró equipos por más de 800.000 dólares y arrestó "a punta de pistola" al jefe técnico de la planta transmisora.

"Creo que el error de todo esto está en el procedimiento", dijo Ruiz Olazar. "Si el gobierno rechaza la actuación de los periodistas, hay canales legales y mecanismos constitucionales que le permiten proceder sin necesidad de privación de libertad o incomunicación".

Familiares de Hermes Saguier, un abogado seguidor de Oviedo, denunciaron que éste está completamente incomunicado desde que fue arrestado el viernes a la madrugada, en el cuartel general de los rebeldes, en las afueras deAsunción.

Según el diario ABC Color, que citó fuentes de la Fiscalía General del Estado, un peritaje sobre el disco duro de una computadora personal de Saguier halló que el pronunciamiento de los militares rebeldes fue redactado en esa máquina el 17 de marzo de 2000.
Investigadores de la policía dijeron a periodistas que varios documentos incautados a los presuntos congresistas golpistas indicaban que el movimiento tenía por objeto eliminar físicamente al presidente, al titular del Congreso, dos ministros y varios políticos y periodistas.
Abogados expertos en asuntos constitucionales aseguraron que las restricciones impuestas por el estado de excepción son aplicables exclusivamente a las investigaciones relacionadas con la sublevación.
Sin embargo, policías antimotines procedieron a desalojar a campesinos sin tierras que reclamaban una parcela a unos 200 kilómetros de la capital, aduciendo que las reuniones públicas están prohibidas durante el estado excepcional, cuya vigencia fue fijada en 30 días desde el viernes.
"Denunciamos y repudiamos el estado de sitio declarado por el gobierno si éste es instrumentado como excusa, no para investigar a los golpistas, sino para reprimir a los movimientos sociales que tienen reclamos innegablemente justos", dijo a Reuters el dirigente sindical Eduardo Ojeda.
Ojeda, jefe de la Central Nacional de Trabajadores, dijo que las medidas excepcionales "no podrán impedir" que los sindicatos manifiesten su rechazo a un proceso de privatización de empresas públicas iniciado hace tres semanas. Ruiz Olazar aguardaba el domingo un eventual arresto en la sede del diario ABC Color.

Oviedo, quien negó toda responsabilidad en la asonada del viernes, está condenado a 10 años de prisión por un intento de golpe de Estado de 1996, es acusado de urdir un atentado en el que fue asesinado el vicepresidente Luis María Argaña en marzo de 1999 y está prófugo desde diciembre, cuando abandonó un asilo político en Argentina. Ruiz Olazar fue el único periodista local que consiguió entrevistar a Oviedo en la clandestinidad en su primera aparición pública desde diciembre, aunque aseguró que simplemente la entrevista fue solicitada por el prófugo y él fue "designado por el diario ABC como entrevistador".