Jueves, 17 de Enero de 2019
img

“Laíno, el enamorado de las dictaduras latinoamericanas...”

El ex diputado liberal Julio César Ibarrola contesta, cuestiona y repasa el pasado político de Domingo Laíno durante la dictadura y su actual postura “de alabanzas” al régimen cubano de los hermanos Castro. En esta entrevista, el ex “geniolito” recuerda que hubo muchos luchadores anónimos por la libertad durante el stronismo “que no tuvieron los privilegios de tener a la prensa internacional a su lado” como el ex líder del PLRA para denunciar las agresiones de la represión.

–¿Qué le quiere contestar al Dr. Laíno, su correligionario?    
–A mí me molestó tanto y por eso le pedí que me diera oportunidad para contestar las opiniones de Laíno, un ejemplo para muchos durante la dictadura, pero con vaivenes a lo largo de su vida política conforme a la dirección del viento. Cuando el mundo les reclama a los hermanos Castro que liberen a los presos políticos, sale Laíno y los llena de alabanzas y dice que los presos son pagados por Estados Unidos y mantenidos por los yanquis. Es lamentable lo que dice. Quiere decir que a pesar de la persecución y los apresamientos que sufrió, para él Stroessner tenía razón. En su senectud declara hoy su  amor a las dictaduras latinoamericanas. Stroessner, Fidel y hoy Hugo Chávez.    
   
–¿En qué sentido tenía razón Stroessner?    
–Mucho después de que Stroessner pusiera a funcionar su maquinaria represiva para adecuarse a una posición política internacional del momento –la bipolaridad entre Estados Unidos y la Unión Soviética– y de paso defender su propia estrategia de represión y prebendarismo para mantenerse en el poder con el slogan: “paz y democracia sin comunismo”, Laíno formaba parte del Parlamento...    
   
–¿En qué año?    
–Creo que en el año 68 si mal no me acuerdo fue diputado del Partido Liberal Radical (PLR). La dictadura ya tenía encima un tendal de muertos, desaparecidos, miles de exiliados. Los exiliados podían volver solamente de incógnito y podían permanecer en el país, pero en el anonimato. Si alguien yaguareaba a cualquiera, se le ponía al otro lado de la frontera. Napoleón Ortigoza, el preso más antiguo de América, estaba encerrado, incomunicado sin que nadie supiera de su existencia ni quien lo defendiera. Había centenares de presos políticos, en Asunción y en todo el interior. Era cuando el coronel Alfredo Ramos y el Dr. Carlos Pastore estaban en la lista negra de Stroessner. Prohibía que ellos figuren en la nómina de parlamentarios. Laíno estaba aprobado.    
   
–¿Stroessner aprobaba las listas?    
–Le estoy diciendo. Alfredo Ramos y Pastore estaban en la lista negra. Stroessner les tenía miedo. Eran demasiado meritorios, muy inteligentes y sobre todo, buenos líderes.    
   
–¿Por qué no les quería?    
–El coronel Ramos fue uno de los principales héroes de la Guerra del Chaco. En Mandyjupekua (río Parapití) su ejército fue condecorado en el terreno de operaciones. Su solo nombre daba miedo a la dictadura y atraía no solo al pueblo liberal sino a todo el pueblo honesto del país. El Dr.  Pastore era una de las luces más brillantes del liberalismo paraguayo y de la democracia. A Stroessner le asustaba su inteligencia y su cultura. Sin embargo, Laíno que fue antes funcionario de APAL,  ni cuando fue parlamentario se inmutó ante el martirio sufrido por la organización campesina que en el  intento de llevar al bienestar social a sus familias, acabó con ese desenlace de muertos, torturados, desaparecidos. No se acordó cuando fueron baleados aquellos sacerdotes valientes de las Ligas Agrarias Cristianas como Maciel y Alcaraz.  heridos en Jejuimí.    
    
–¿No llegaba a conocimiento de ustedes aquella represión o se desentendían?    
–Nadie puede desconocer que teníamos enfrente un régimen autoritario y muchos políticos teníamos la esperanza de que participando íbamos a amortiguar y hasta detener muchos de los atropellos que cometía el ejército de pyragués del régimen. Por eso, me molesta que Laíno siga cacareando sobre las persecuciones que sufrió, que si bien no deja de ser cierto, que no venga acá a presentarse como el único. Cuando leo hoy sus opiniones de alabanzas al régimen cubano después de haber vivido y sentido exactamente el mismo tipo de abusos en su propio país, me hace pensar que él por lo visto no tenía una opinión tan negativa de Stroessner. Si elogia a Castro, necesariamente tiene que elogiar a Stroessner, ¿o cuál es la diferencia?    

–¿Cuál es su conclusión?    
–Nunca Laíno tuvo claridad ideológica en su vida. Siempre fue así. Cuando el viento venía de la izquierda, bailoteaba a ese ritmo. Cuando de repente viraba a la derecha o venía del centro, se adaptaba rápidamente.    
   
–El dice que los presos en Cuba son financiados por Estados Unidos...    
–“Asalariados del imperio decadente”. Quiere decir que esas decenas de políticos, profesores universitarios, esa cantidad de periodistas presos en Cuba son asalariados. ¿Están pagados para estar presos? ¿Están pagados por hacer huelga de hambre? En el caso de Orlando Zapata, que murió después de 86 días de huelga de hambre, ¿le pagaron para morir? A Guillermo Fariñas, que hizo más de 130 días de huelga de hambre ¿le pagan para inmolarse? La tortura y el terror son políticas de Estado en el régimen castrista. Dejarle morir a un ser humano preso de conciencia en su lucha por la libertad es una prueba de la práctica del terrorismo de Estado. Pero Laíno dice que es un vyrorei. Según él, Chávez, el gorila que sigue los pasos de Castro en pleno siglo XXI , es muy democrático y que hace muy bien los deberes. No le importa que suprima a su gusto los medios de comunicación porque no le cantan loas a él, o que amenace a su vecina (Colombia) con la guerra...    
   
–¿Cuánto ganaban en el Parlamento stronista?    
–Apenas ganábamos 150.000 guaraníes. Cuando dejó de ser parlamentario, Laíno decía de nosotros “el zoqueterismo no tiene límites”. Y él, hoy, ¿qué es?, ¿acaso alguien cree que por su preparación eligieron a su hijo embajador en Cuba, esa gran cárcel repudiada por los propios cubanos, de donde nadie puede salir si el tirano no aprueba? Llegado a su senectud, Laíno no abandonó su espíritu zoqueteril y no descansó hasta conseguirle el puesto a su hijo. Hasta tuvo que renunciar al partido. Para eso fue a abrazarse con el ex obispo, otro que apuñaló las esperanzas del pueblo que sueña el cambio. Eso me hace acordar cuando cayó Stroessner y fue con pañoleta roja al cuello a abrazarse con el ex ministro del Interior Edgar Ynsfrán, uno de los mayores represores de liberales, en la sede de la Junta de Gobierno del Partido Colorado. Repitió lo mismo en el 99 cuando un grupo de liberales ayudó a los argañistas a derrocar al gobierno legítimo de Raúl Cubas...    

–¿Qué hizo?    
–En una marcha iba tomado de la mano con impresentables como Walter Bower, el ministro del Interior acusado de tantas barbaridades en el gobierno de González Macchi. Ahí fue que consiguió un puesto para su señora, como experta en acueductos para el Chaco, siendo apenas una egresada de Filosofía. Le sacó el lugar a Fernando Wiens, un honesto técnico menonita  especializado. Tanto es el perjuicio que los menonitas no tienen hasta hoy un solo acueducto, cuando deberían tener 10.    

–¿No hace más activismo político?    
–No. Estoy volcado al sector agropecuario, estoy en la promoción de la defensa de este sector donde estamos tropezando con problemas cada vez más graves.    

–¿Por qué en la defensa?    
–No pasa un solo día sin que los representantes del Gobierno se jacten de la promisoria situación económica, el crecimiento del PIB, queriendo dar a entender que es resultado de medidas del gobierno. Sin embargo, los millones y millones que ingresan al país en concepto de divisas se produce a pesar del gobierno, que más bien apoya a esas bandadas de delincuentes, disfrazados de campesinos sin tierra, que constantemente están jaqueando los cultivos, asaltando propiedades, incendiando impunemente el campo sin que el Gobierno mueva un dedo para detenerlos. Esta gente violenta claros principios de derechos humanos. A medida que se suceden los éxitos por la cosecha y las exportaciones de soja, estos bandidos aumentan sus ataques. Crean un estado de incertidumbre, de desconfianza, de zozobra.    

–¿Dónde especialmente?    
–En San Pedro, Caaguazú, Alto Paraná, Concepción... A esto hay que sumarle esos  guerrilleros del EPP que secuestran ganaderos, matan policías y peones y después desaparecen. Los traga la tierra. Nadie sabe dónde están. ¿Quiénes son los que más tributan para el sostenimiento del Estado y no tienen amparo? Precisamente estos productores que son atacados  impunemente.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Viernes, 23 de julio de 2010