Sábado, 23 de Febrero de 2019

Galaverna quiere rematar el Partido Colorado

Jorge Enrique Bécker, joven  presidente de la seccional de Ypacaraí, afirma en esta entrevista que su compueblano Juan Carlos “Calé” Galaverna quiere rematar el Partido Colorado corrompiendo con plata de dudosa procedencia a los convencionales que deben votar en enero una enmienda que habilite como pre-candidato a presidente de la República al empresario Horacio Cartes.

-¿Cuántos son los Bécker, los hijos de Luis?    
-Somos cuatro. Yo soy el tercero. Soy el que se dedica 24 horas a la política. Estoy como presidente de seccional y como concejal departamental...    

-¿Cómo surge esta colisión con Galaverna, carne y uña con los Bécker en el pasado?    
-Nosotros estamos en una posición ideológica principista, no con la subasta del partido. Esa es la diferencia que tenemos. Los colorados no podemos permitir que nuestro partido venga a ser subastado por nadie. En este momento, el martillero subastador del partido es nuestro compueblano, el senador Galaverna.    

-¿Por qué ahora? ¿Es por las internas? ¿Usted está encuadrado en qué movimiento?    
-Nosotros estamos en el movimiento Progresista Colorado. Estamos trabajando aliados también con el movimiento  Vanguardia Colorada para atajar el atropello que se quiere hacer  en la convención (del 15 de enero).    

-Pero ese enojo, ¿es algo también personal?    
-No. Aquí, lo que nos diferencia es la posición principista que tenemos nosotros ante la inconducta de Galaverna que está vendiendo, está rematando el partido a un empresario cuya fortuna es de dudosa procedencia. Los primeros resultados del mal uso que hace de sus influencias ya se comenzaron a ver esta semana...    

-¿Cómo?    
-Con la derrota del partido en la pulseada por los cargos en la Corte, en la Contraloría, el Tribunal Superior de Justicia Electoral. Perdimos espacios importantes por un acto de prepotencia y de soberbia de esta gente...    

-Se dijo que Galaverna se jactó de eso, de imponer una terna  colorada para la fiscalía.    
-Yo tengo entendido que más bien fue por arrogancia de su parte y de ese movimiento que le sustenta, entre paréntesis, llamado “Honor Colorado”, que más bien es un horror para los colorados por los perjuicios que ya nos está causando. El único objetivo de Calé y su grupo es quedar atornillados en el congreso el próximo período. Con los fueros nadie le podrá procesar por enriquecimiento ilícito. Ahora consiguió un respaldo de este empresario Horacio Cartes cuya plata dulce radica en negocios espurios.     

-Cuando se decía que ya estaba de vuelta, casi no hablaba, de repente se potenció de nuevo...    
-Lo que pasa es que en el partido hay una subversión de valores. Quienes representamos a la clase política estamos asumiendo la línea histórica para tratar de salvar al coloradismo y quienes representan a la mafia van a seguir promoviendo a delincuentes que se valen de fueros para no ir a rendir cuentas a la justicia..    

- Galaverna era el animador de las reuniones de Bécker en la última época de Stroessner en Ypacaraí. Hoy es millonario. ¿Bécker quedó por el camino?    
- Galaverna suele decir que él aprendió coloradismo con Luis Bécker y con otros grandes dirigentes del coloradismo de Ypacaraí. Pero Luis Bécker no le enseñó a enriquecerse ilícitamente a costa de la política, a costa del Partido Colorado. Luis Bécker no le enseñó a pactar con los liberales como lo hizo en Ypacaraí para socavar nuestra conducción política y enterrar al Partido Colorado en el freezer en Ypacaraí. Eso es lo que han hecho. Luis Bécker no le enseñó a Galaverna a pactar con mafiosos..    

-¿Cómo se produce el desprendimiento?    
- El desprendimiento se produce por esta situación, por este desviacionismo ideológico al que él está sometido y quiere someter a todo el partido. Nosotros estamos en contra de esa convención de enero que quiere adaptar los estatutos del partido a una sola persona que muestra su billetera adonde vaya, pero no podemos detener que se haga. El níquel sucio es lo que cuenta, y eso no es coloradismo. Es la destrucción moral y política del partido.    

-¿Hay  peligro de diáspora?    
-Si esta gente consigue su objetivo se va a producir un cisma en el coloradismo.    

-¿Por qué adelantan para enero la convención?    
-Porque el que paga el violín elige la melodía. En este caso, el que paga el violín es Horacio Cartes, con su plata malhabida.  El 14 de enero vence el período de inscripción de candidaturas. De otro modo no podrá ser candidato. O sea que, con un año de afiliación va a utilizar toda la infraestructura del Partido Colorado. Nosotros estamos en contra.    

-¿Los colorados están como los pajaritos en su nido esperando que  traigan la comida?

-En este momento, Galaverna y su grupo están convirtiendo al partido en Sodoma. Están sodomizando a los convencionales...    

-¿Lo va a conseguir?    
-Nosotros estimamos que no lo va a conseguir.  La dignidad no se compra. La lucha y el sacrificio no se  subastan. Este nuevo remedo de líder político que nos quieren meter en el coloradismo no tiene ni una pizca de vocación. En la prensa le escuché decir a Cartes que si no consigue su objetivo se va a quedar nomás en Libertad. Es una prueba de que tiene como plan empresarial gerenciar el Partido Colorado como a su club (Libertad), donde dispone las cosas como el patrón. El confesó que invirtió en el Partido Liberal, en Unace, en la candidatura de Lugo para que cayera el Partido Colorado el 20 de abril. Ahora ve un buen negocio en puerta en el mercado electoral que ofrece mi partido con miras al 2013 y entonces compra todo buscando sacar tajada como capitalista.    

-Ellos  dicen que quieren “renovar” el partido...    
-¿Con Galaverna a la cabeza? Le aseguro que va a llevar a nuestro partido a la destrucción. Si seguimos promoviendo a ciudadanos de esta calaña, lo único que vamos a tener en el futuro cercano es apenas un recuerdo de lo que fue el Partido Colorado.    

-¿Por qué Bécker no activó más en política?    
-Mi padre fue diputado varios períodos. Sigue activando. Es una persona muy mayor. Es convencional. Esta movilización, este frente que estamos haciendo por la dignidad del Partido Colorado se gestó en nuestra casa de Ypacaraí, en el Parque 13 de Enero. En ese encuentro estuvieron los representantes de los movimientos más grandes del partido: el senador Darío Monges, el senador Rogelio Benítez, el doctor Roberto  González, el presidente de la seccional 40 Omar Picco, Manolo Gómez, muchísimos dirigentes... De ahí iniciamos esta lucha para hablar con los convencionales y marcar una diferencia histórica ante este atropello.    

-¿Usted cree que no van a lograr lo que necesitan?    
-No van a alcanzar los dos tercios. La lucha, el coraje, el valor, el sacrificio de la civilidad colorada se van a imponer ante el atropello y el bastardeo de la política de la billetera. En el recorrido que estamos haciendo por varios departamentos, escuchamos las voces de muchos dirigentes que se sienten ofendidos porque esta gente va y les ofrece 10, 15, 50 millones para votar la modificación a favor de Cartes.    
    
-Esa ostentación que hace Galaverna en sus cumpleaños, ¿cómo repercute en el vecindario de Ypacaraí?    
-Ya ve cómo repercute. Tenemos intendencia liberal para rato, hoy con el guiño del propio Galaverna y su familia, porque este señor se adapta muy fácilmente como un camaleón donde va a sacar provecho. Cae mal. ¿Cómo va a caer bien una ostentación desmedida en contraste con la miseria que se vive?    

-¿Realmente es el que cranea todo?    
-Muchas veces le sale mal. El es el responsable de esta nueva derrota para acceder a cargos en el Tribunal Superior de Justicia Electoral, en la Contraloría, el Consejo de la Magistratura. Es por egoísmo, soberbia, prepotencia. Yo no sé si hace el papel de Monje negro, Maquiavelo o simple soberbia, o es simplemente capacidad de destrucción. El partido tenía que haber defendido el pluralismo político y no el unicato como hicieron con  desatino Galaverna y su grupo. Con eso yo tampoco desligo de culpa al oficialismo, que en represalia apartó al partido, sin tanta ética ni decencia. ¿Por qué le pasan la factura al partido por la clara irresponsabilidad de una persona?  

-Los colorados tampoco salieron a desautorizar la terna.
 -Lo que pasa es que en la conducción política faltan líderes que tengan autoridad moral, faltan líderes que tengan una vinculación con el pueblo. Actualmente parece que tenemos líderes eunucos, exceptuando a la presidenta del partido que no tiene nada que ver en este tema. No tienen huevos nuestros dirigentes políticos.  Recién cuando salimos con mi padre a asumir esta posición de defensa del coloradismo a los ideales y principios, ahí recién se sumaron. Nosotros no somos ni siquiera parlamentarios. Apenas somos dirigentes partidarios que tenemos sentido de pertenencia y  de servicio. Además, no estamos en condiciones de pagar  un convencional para que asuma una posición política. Eso es corrupción política.    
   
-La plata se acaba  pronto...    
-La plata es importante pero no define ni decide.  Acá lo que define es el sentimiento, la pasión. El coloradismo es sentimiento. Es pasión de masas. Que venga un tavyron a pretender manejar el partido y controlar con plata de dudosa procedencia, eso no es coloradismo. Esa es  lógica del mercado, la lógica de un ambiente prostituido.    

-Muy pocos se animan a hablar de Galaverna. Se dice siempre que le deben favores...    
A nosotros, los Bécker, nos pueden investigar la contraloría, la fiscalía y jamás van a encontrar un solo céntimo malhabido, producto del tráfico de influencias. Hemos tratado de hacer política para hacer el bien y no para enriquecernos ilícitamente. Usted le puede investigar a mi padre su cuenta corriente, su casa, sus bienes. Me puede investigar a mí. Todo lo que hemos gastado lo hemos hecho para servir a nuestros conciudadanos. Esa es una diferencia muy grande con nuestro compueblano Galaverna.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Domingo, 12 de diciembre de 2010