Sábado, 23 de Febrero de 2019

“Esperar el noticiero central de CNN para empezar la guerra, es una cosa inconcebible para nosotros”

 

Hugues Salord, Director de Radio Francia Internacional

Hugues Salord es el joven director de la Radio Francia Internacional (RFI), que transmite en 18 idiomas, con más de 50 transmisoras propias y 120 asociadas en el mundo. En esta entrevista, durante una breve estancia en Asunción, Salord ofrece una visión casi fantástica del impacto en el público de un medio relativamente barato como la radio, para estar informado todo el día y al instante de lo que ocurre en los cinco continentes. RFI, nacida en 1931 para servir de nexo con las antiguas colonias de Asia y Africa, ofrece un tratamiento europeo ``con toque francés'' de la información, una alternativa, una especie de contrapeso, a las importantes cadenas norteamericanas que, según Salord, son capaces de influenciar para que la guerra en cualquier parte del mundo se desate a la hora en que comienza su noticiero central.

 

_ ¿Cuántos son en Radio Francia Internacional?

_ Ahora somos más de 600 personas en París, de las cuales 300 son periodistas, 150 de ellos preparados para hablar en 18 idiomas extranjeros. Hay una red de más de 300 corresponsales en todo el mundo, lo que nos permite cubrir la actualidad, de cualquier cosa que ocurra, de manera inmediata.
 
_ ¿Es estatal?
_ No. Es de lo que llamamos de servicio público. Así como la BBC o la Deutsche Welle funciona con fondos del Estado, pero es una empresa con total independencia hacia el Gobierno. Eso nos permite tener credibilidad con nuestra propuesta de información honesta, equilibrada y balanceada. Desde hace unos 7 a¤os difundimos nuestros programas vía radios FM o AM locales. De ser una radio gubernamental francesa, muchos clientes no tendrían tanto interés en difundir la voz de Francia o de su gobierno.
 
_ ¿En qué lugar se ubica, comparando con la Voz de los Estados Unidos o la BBC?
_ Radio Francia se puede comparar con la Deutsche Welle, la BBC o Radio Nederlands. La Voz de Estados Unidos (VOA) es otra cosa. Está más ligada al State Department (Departamento de Estado). Es más una radio portavoz del Gobierno norteamericano que lo que es RFI, BBC o radio Nederlands.
 
_ Más independientes...
_ Mucho más, por supuesto.
 
_ ¿Qué les hace diferentes?
_ Somos diferentes en la manera de tratar la información mundial de como lo hace la CNN o los norteamericanos en general. Nosotros simplemente creemos proponer una alternativa diferente. Si tomamos el último conflicto en Irak, por ejemplo. Francia tuvo una posición un poco especial en este conflicto. EE.UU. quería hacer la guerra, digámoslo claramente. El Presidente francés dijo que se podía buscar otra alternativa a la guerra. La vía escogida por el secretario general de la ONU fue un camino interesante para nosotros, y promovimos eso.
 
_ ¿Usted quiere decir que ellos no son creíbles?
_ No digo eso. Nuestro objetivo es ir directamente al lugar de los hechos y proponer una visión diferente. Esa es la idea. La globalización es más bien una visión norteamericana del mundo. Nosotros queremos proponer un puente, una visión europea de lo que pasa en el mundo, como contrapeso del punto de vista norteamericano, digamos.
 
_ ¿La posición norteamericana es más belicosa?
_ Belicosa o diferente.
 
_ Ellos están en todas partes. Informan desde el momento en que los aviones despegan.
_ Esperar el noticiero de CNN para empezar la guerra es una cosa inconcebible para nosotros.
 
_ El público está pendiente de esos noticieros.
_ Sí. De la imagen que se va a dar de EE.UU. “salvando al mundo”, etc. Es un tema polémico, pero no quiero meterme a opinar. Nosotros difundimos programas en español con perfiles muy diferentes. Pueden ser AM o FM, de tipo cultural, educativas, universitarias, hasta comerciales. Las radios van integrando a su programación lo que les interesa de nosotros. Es una visión europea con un toque francés. Tenemos una red de corresponsales en todo el mundo. Damos una noticia con un periodista nuestro que está en el lugar de los hechos desde una perspectiva diferente que en una radio local no se puede ofrecer. Nuestro objetivo no es competir ni con las radios locales ni con los medios internacionales. Tenemos una idea de complementar la información. Con todo, RFI tiene 45 millones de oyentes en el mundo.
 
_ ¿En qué ubicación están ustedes en comparación con la VOA o la BBC?
_ Nosotros estamos en cuarta posición. Primero está la VOA, que es cuatro veces más grande que la RFI. Después viene la BBC de Londres; después, la Deutsche Welle y la RFI. Después están Radio Nederlands, Radio Suecia Internacional, Radio Vaticano. Depende de las regiones. En Africa, por ejemplo, una gran cantidad de los países africanos habla francés. RFI es la primera radio panafricana. Hay países donde transmitimos 24 horas al día. Eso significa que la gente busca otra visión del mundo a través de una emisora como la nuestra.
 
_ En América Latina ustedes no tenían mucha presencia.
_ Hemos buscado abarcar todos los países. En Chile, durante Pinochet, teníamos un corresponsal casi permanente. El impacto de RFI durante la dictadura fue fuerte. Radios como la nuestra tienen el propósito de informar desde el país mismo donde acontecen los hechos. Aparte del caso cubano, por ejemplo, hoy ya no hay necesidad de difundir en onda corta. Ya no se usa tanto.
 
_ Pasó de moda...
_ Pasó de moda, pero por una razón muy simple: uno, la información fluye libremente en los países, y dos, por razones tecnológicas prefiere, por confort, escuchar más FM que AM.
 
_ ¿La radio misma no pasa de moda por este asunto de la tecnología que hace avanzar cada vez más la televisión?
_ No creo. La prensa diaria todavía es cara. El televisor ofrece información que está basada en lo emotivo, en lo excepcional, en el entretenimiento. La radio alcanza a mucha más gente. Es el medio de comunicación más democrático que existe. Un receptor de radio cuesta 10, 15 o 20 dólares. No es nada. Una vez que se tenga, puede escuchar el programa que se le antoja.
 
_ ¿Y la prensa escrita?
_ La prensa escrita tiene mucho más tiempo para profundizar la noticia. Tiene más tiempo de ofrecer análisis para que el lector saque su propia opinión.
 
_ ¿La radio acaso no es más manipulable que la prensa escrita o la televisión?
_ El oyente lo juzga. Sintoniza o no sintoniza. En Paraguay hay más de 40 AM y más de 30 FM. El tipo de radios asociadas a RFI nosotros lo escogemos. Queremos que sean radios serias, éticas, dignas y que ofrezcan una información fiable.
 
_Como pasa con todos los medios, están los que tratan de no apartarse de la verdad; otros dicen medias verdades para confundir, o directamente mienten...
_Nosotros escogemos las radios con criterios éticos y deontológicos. Como oferta de programas, cuidamos mucho la ética cuando estamos dando a conocer la información de un país. Damos su lugar al Gobierno y a la oposición, a los sindicatos o a la Iglesia cuando tiene algo que decir, y a la gente que no tiene posibilidad de expresarse libremente. No somos una radio de opinión, sino una radio de hechos. Lo que queremos es que el oyente se forje su propia opinión gracias a la información que entregamos.
 
_ ¿Qué pasa con las radios poco serias?
_ Más que radios que se dedican a hablar muy poco seriamente de política, lo que proliferan y preocupan son aquellas que trabajan con sectas. Nosotros no trabajamos con radios que trabajan con sectas. Radios politizadas que están en contra o a favor de alguien, simplemente no nos interesa. Queremos trabajar con radios maduras que ofrezcan a la ciudadanía un servicio de información. Con el mismo criterio, las radios con las que trabajamos también tienen su opinión. No hay que forjar la opinión. La opinión debe ser libre.
 
_ ¿Es cierto que con el avance de la tecnología las radios en AM se escuchan cada vez menos?
_ Depende de dónde. En Francia se ha abandonado casi totalmente. En EE.UU. y América Latina es diferente, porque hay una gran tradición de radios en AM. Depende del perfil de la radio. Las radios en AM tienen un perfil más informativo y las FM están más bien en un perfil musical, comercial, de la información pequeña. Las radios AM le dan más espacio a la información. En Europa del Este hay un boom de las FM. En Asia, también en China... En Tailandia hay 400 FM en todo el país.
 
_ ¿Cuál es más caro?
_Instalar una red de FM es mucho más caro. Puede alcanzar hasta 150 kilómetros. Con las AM se puede llegar a 400 km. Hay países donde las AM son fundamentales, como en Brasil, porque tienen más alcance que las FM. En Brasil todavía sigue vigente la onda corta, por ejemplo.
 
_ ¿Cómo hacen para penetrar en países con gobiernos autoritarios?
_ En el pasado tuvimos muchos problemas en América Latina, con Pinochet en Chile, por ejemplo. Hoy no hay ningún problema en el continente, salvo Cuba. Para acceder a Cuba transmitimos en onda corta. Es el único r‚gimen en América Latina donde todavía entramos con una onda corta fuerte, porque es la única manera de llegar al pueblo, en el deseo de que la gente tenga una visión desde el exterior de lo que pasa en su propio país. Ahí sí tiene sentido la onda corta. También en China, así como en Vietnam, en Laos y otros países donde existe un control total del Estado sobre la información.
 
_ ¿Tiene influencia en la población ese sistema, para cambiar su situación política, por ejemplo?
_ Yo creo que sí. Es un trabajo de largo plazo. La capacidad de la gente a reaccionar sobre lo que pasa en su propio país teniendo una información desde afuera cuando no tienen acceso en su propio país, eso va forjando la democracia. La información que nosotros difundimos está basada en la premisa del pueblo francés: libertad, igualdad, fraternidad. Promovemos los valores democráticos.
 
_ ¿Cuál es su opinión sobre el desarrollo del proceso democrático de América Latina?
_ Una forma de medir el nivel de desarrollo del proceso democrático es echando una mirada a la prensa. En todos los países de América Latina, excepto Cuba, hay prensa libre. Los periodistas pueden trabajar, escribir, hablar por radio y televisión, haciendo su papel de periodistas simplemente contando los hechos. Hay problemas con periodistas ciertamente, pero la libertad de prensa nos da un diagnóstico, un buen medidor, para saber qué tipo de régimen está funcionando. Ahora, que haya tentativas de ir atrás, de controlar, eso es una realidad, obviamente, Pero la situación general de la prensa como medida de la democracia, creo que no está mal.
 

Hugo Ruíz Olazar
Asunción, 1 de junio de 1999.
Diario ABC Color.