Domingo, 26 de Mayo de 2019

“Yo acuso directamente al jefe de Policía de lo que pasó”

Franklin Boccia, diputado por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), una vez más, como en los tiempos del stronismo, estuvo al frente en la manifestación de la plaza del Congreso en la trágica jornada del viernes que dejó como resultado una cruel matanza de jóvenes a manos de asesinos parapetados en el bando oviedista, suceso que selló la muerte del Gobierno electo de Raúl Cubas. Después de la batalla, Boccia reflexiona con mesura y en esta entrevista no oculta su optimismo hacia el nuevo Gobierno de coalición no obstante la difícil empresa donde los intereses políticos y sobre todo la corrupción imponen habitualmente sus condiciones en un país castigado hasta el hartazgo por los poderes que mueven sus hilos desde las tinieblas.

 

- ¿Cómo fue realmente la matanza de ese viernes?

- Fue tenebroso, terrible. Estuve los cuatro días metido ahí con los muchachos, del martes a la tarde hasta el sábado.
 
- ¿Cómo ocurrió?
- Yo creo que ellos (los oviedistas) ante la imposibilidad de retomar la plaza bien defendida por los jóvenes y por los campesinos recurrieron a esa medida, primero con disparos a las piernas para que cunda el pánico. A medida que corrían las horas fueron subiendo los disparos al abdomen, tórax y cabeza incluso. A las ocho de la noche comenzaron a caer los heridos en el tórax y la cabeza. Eso continuó hasta la una de la madrugada con los francotiradores. Ahí está el resultado...
 
- ¿Qué hacía la Policía? ¿Qué hicieron ustedes?
- Cuando cayó el cuarto o el quinto herido de bala, grave, ahí yo personalmente fui a atropellar el Cuartel de Policía. Le grité al jefe de Policía asesino, bandido, de ser responsable de tantas muertes que no estaba haciendo nada.
 
- El comisario Niño Trinidad...
- Sí. Con él estaba el ministro del Interior Carlos Cubas, el fiscal general del Estado, un juez, tres fiscales más. El comisario dilataba el allanamiento del Correo, del Zodiacé mientras tanto las ambulancias seguían llevando los heridos.
 
- ¿Qué decía Cubas?
- Le pedí que interviniera y me decía: “No me hace caso”. Entonces le replicaba: “Echelo, sublévese, apréselo, este es un asesino...”. Yo acuso directamente de todo lo que pasó al jefe de Policía. Al día siguiente fue apresado.
 
- El senador Francisco Appleyard dice que el UNACE tuvo dos o tres muertos y numerosos heridos...
- Appleyard es un mentiroso. Siempre fue un mentiroso. (El ministro del Interior) Cubas también es un asesino. Le pedí que renuncie y me contestó: ``No puedo. Hay cosas que no te puedo contar''. La Policía salió al final cuando ya mataron a todos. A la una había 60 ó 70 heridos de bala.
 
- ¿Y esa versión de radio Cáritas de que también se estaba disparando desde el techo del Congreso (Senado)?
- No, historias. A quién le va a disparar. Yo estuve ahí.
 
- Pero, ¿había gente armada en el Congreso?
- En el Congreso había por lo menos 10 armas largas, M1, M16. Son armas de los escoltas. No hubo un solo disparo de armas largas desde el Congreso. Walter Bower tiene tres tipos con armas largas y el presidente del Senado también. Se puede hacer revisar. Ninguna fue disparada.
 
- Ustedes atribuyen todo a los oviedistas.
- Absolutamente todo. Yo estuve en el frente. Los responsables son Raúl Cubas Grau, Carlos Cubas -superado totalmente por lo que pasó y por las órdenes que le pasaron de arriba- y el comisario Trinidad Ruiz Díaz.
 
- ¿Fueron policías los autores?
- No, pero se comportaron como cómplices. Ellos sabían y no intervenían porque recibían órdenes de arriba.
 
- ¿La presencia de las Fuerzas Armadas a esa hora pudo haber evitado la tragedia?
- Claro que pudo. Si entraban por ejemplo a las ocho y media o nueve, se podía parar la matanza. Vinieron y se desviaron sorpresivamente hacia el puerto. El ministro del Interior dijo que las Fuerzas Armadas no estaban preparadas para reprimir sino para matar y que por eso no entraron.
 
- ¿Ustedes tenían previsto llegar a esta instancia?
- No. No teníamos previsto. Decían de nosotros que ya habíamos transado para llevar a Argaña a la Presidencia. Argaña fue asesinado vilmente y llegamos a esta instancia. Lo que queríamos era cambiar el rumbo de este gobierno.
 
- Era hasta lógico que esto reventara en alguna parte. El boicot del Congreso a Cubas fue sistemático desde que asumió.
- No es cierto. El único proyecto más o menos serio que presentó (Gustavo) Leite al Parlamento fue el crédito de 600 millones de dólares. Nosotros estábamos dispuestos a apoyar a Cubas, pero cuando lo sacó inmediatamente a Lino de la cárcel, se degeneró todo. Estoy seguro de que si esperaba un mes o lo metía preso sambuku en su casa, a esta altura ya hubiese estado en libertad. Su soberbia lo ahogó y lo hizo a Cubas jugar un mal partido.
 
- ¿Ustedes ya no cometieron una medida arbitraria para llevar al réfere de su lado cuando forzaron la ley antiindulto?
- Yo no creo. Esa es la versión de ellos. Yo particularmente pienso que los 10 años para Lino Oviedo eran una barbaridad. Fue una persecución política. Pero acá hay un fallo de la Corte Suprema que él no quiso aceptar a pesar de que decenas de veces tanto él como Cubas proclamaron su aceptación de las decisiones de la Corte.
 
- Los ganadores generalmente imponen su verdad después de la batalla, pero, ¨entre ustedes no hay una autocrítica por todo lo que pasó?
- Acá no hay triunfador ni derrotado. Acá yo creo que la civilidad demostró lo que pensaba.
 
- ¿No fue un “golpe parlamentario” lo que hicieron, concertado de antemano como ya había denunciado Cubas a principios de febrero?
- Qué golpe parlamentario. Todos sabían que veníamos gestionando el juicio político. Cuando lo mataron a Argaña lo que hicimos fue adelantar nada más. El crimen de Argaña creo que fue el peor error político de Lino Oviedo.
 
- ¿Qué beneficio podía conseguir? Al final ellos fueron desalojados del poder y se quedaron ustedes.
- Hasta ahora no me puedo explicar. Entonces ¿quién lo mató: Lucho González Macchi para ser Presidente?
 
- Hay mucha gente señalada por corrupción que se mostró de nuevo.
- Dicen que lo mató Wasmosy, ¿para qué? Todo es posible en este país, pero yo creo que el crimen parte del oviedismo. El sector llamado democrático del Congreso piensa de la misma manera y eso está plasmado en un comunicado.
 
- ¿No se metieron ustedes en una bolsa de gatos que se puede romper en poco tiempo a arañazos?
- No creo. Esta alianza no fue hecha con criterios electorales.
 
- ¿Acaso no hay poderosos intereses -la corrupción- que son los que priman para que se llegue a estos extremos, por encima de los ideales de la gente?
- En todos lados hay intereses poderosísimos con mucha plata en juego. Pero yo creo que podemos vencerlos.
 
- El Partido Colorado no quiere privatizar, por ejemplo. Icho Planás dijo que no se va a privatizar nada.
- El problema es que si Paraguay no privatiza o no terceriza servicios o una línea diferente a la estatista que tiene hasta hoy, esto se va al tacho. Está probado que esta estructura estatista ya no funciona.
 
- ¿No es un avispero tocar una repartición pública?
- Hay que aprobar la modificación de la Ley 200 (del Funcionario Público) y se acabó.
 
- No es tan fácil.
- Somos conscientes de que la mayor clientela que tiene el Partido Colorado está en la Administración Pública. Tiene un piso de 450 mil votos. Pero no creo que nadie se niegue si realizamos una privatización con credibilidad.
 
- ¿Un gobierno como este puede ser creíble con el retorno de estos estrechos allegados de Stroessner?
- El tema del stronismo es el último discurso que quedó luego de la huida de Lino. ¿En qué sector del Partido Colorado no existen stronistas? No sé por qué hay que escandalizarse porque Chiola es ministro. Yo creo que la inclusión de Icho Planás como ministro de Obras Públicas es lo único cuestionable.
 
- Ahí está este Filártiga, nuevo director de IPS, ex viceministro del Interior de Montanaro.
- Nunca el Gobierno le va a dar satisfacciones a todos. Siempre va a haber críticas.
 
- Supongamos que no importe la presencia de stronistas recalcitrantes, pero, ¿cómo queda la corrupción si se quiere devolver la credibilidad?
- González Macchi, al asumir, creo que fue más claro que todos sus predecesores cuando dijo: ``Se acaba la impunidad''. Si cumple aunque sea parcialmente, cualquier gobierno sale bien parado en cuatro años.
 
- El ex procurador Edgar Stanley, decía Wasmosy, tenía encima más de 200 casos de corrupción. La Contraloría habló de 6 mil millones. En la televisión vimos que fue él el que prestó la banda presidencial a González Macchi para que jure.
- Hasta ahora no han llegado pruebas al Congreso. Es fácil decir. Si hay pruebas, no creo que la oposición se niegue a desaforarlo a Wasmosy.
 
- Está Galaverna, que está señalado como cómplice en el caso del BNT...
- Por ABC...
 
- ...Va a ser Presidente del Senado...
- Ese es un juicio que se está tramitando. Si llega a ser culpable...
 
- Galaverna se fue apareciendo en el Congreso de la mano de Edgar Cataldi implicado en el vaciamiento del BNT.
- También es acusado por ABC.
 
- Ese caso está en el juzgado...
- Es cierto. Tiene un proceso. Sin embargo, (Juan Ernesto) Villamayor, que también fue involucrado por ABC, dice que el diario se basa en documentos fraguados. Yo admito que la justicia es la que menos se desarrolló en esta transición, pero tenemos que reconstituirla en todos sus aspectos. Si Galaverna es culpable, que se lo castigue. Pero hay que demostrar.
 
- Y ¿la vendetta que se ha desatado contra los oviedistas?
- La indignación es todavía muy grande contra esta gente que estuvo alentando la violencia desde sus radioemisoras. Yo creo que se irán cicatrizando las heridas. Se irán aggiornando los chiitas. Irán bajando la voz los muy fanáticos. Dentro del oviedismo también hay gente muy sana. Con un poco más de calma, se va a ir superando y no habrá exclusiones.
 
- Ustedes hablan de un futuro gobierno de consenso. ¿Tienen miedo de someterse al electorado?
- No es eso. A los seis meses habrá elecciones, pero queremos llegar a un acuerdo y no hacer elecciones para dividirnos de nuevo.
 
- ¿Ni siquiera un referéndum?
- Puede ser. Yo nunca me negué a un plebiscito o a un referéndum. En el caso de Lino me opuse porque para eso está la Corte. No pensé que Cubas huiría.
 
- ¿Cómo se puede garantizar que el crimen de Argaña sea investigado con una claridad absoluta para saber de dónde provino el atentado?
- Se está llevando adelante la investigación. Me imagino que nunca se sabrá y que corre riesgo de quedar en la nebulosa, pero en el caso de los jóvenes no hay ninguna duda. No hay argumentos posibles para demostrar que esto fue un mero accidente, sino un crimen a mansalva.

Entrevista de Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Asunción, 3 de abril de 1999