Martes, 11 de Diciembre de 2018

Deportes: Fbl-Copa-América-PAR - Un espejismo llamado Paraguay se retira humillado de la Copa América

MATURIN, Venezuela, 9 Jul 2007 (AFP) - Le hizo de entrada 5 a Colombia, luego 3 a Estados Unidos y Argentina apenas lo venció por la mínima diferencia, pero México le encajó 6 para sacarlo humillado y a empellones de la Copa América Venezuela 2007.

La selección paraguaya dirigida por el argentino Gerardo "Tata" Martino había prometido ser una de las revelaciones del torneo luego de su sobrio y contundente 5 a 0 debut ante Colombia. La prensa especializada se comenzó a fijar en el combinado guaraní, el de la atractiva camiseta de rayas rojas verticales con pantalones azules que, después de su victoria sobre Estados Unidos ya empezó a generar preocupación en los técnicos rivales. Con muchos nervios, Argentina le hizo uno en la despedida del grupo C en un partido entre suplentes -porque ambos ya habían clasificado prematuramente- y para cuartos de final ni los mexicanos que habían ganado a Brasil se animaron a hacer un pronóstico sobre el resultado. Pero sucedió la desgracia. Un penal a los 3 minutos cobrado por el implacable árbitro argentino Sergio Pezzotta al arquero Aldo Bobadilla por haber fouleado al último hombre (el delantero mexicano Nery Castillo) fue el punto de partida de la penosa tarde que sufrió Paraguay después de 48 años en una Copa América. Bobadilla fue expulsado y el técnico Gerardo Martino, para sorpresa de los aguzados analistas, dentro de la confusión en que se internó el cuadro mediterráneo sudamericano, ordenó la salida de un volante, Jonathan Santana, para el ingreso del arquero suplente Joel Zayas. Todos se esperaban que sacrificara un delantero, o Roque Santa Cruz u Oscar "Tacuara" Cardozo. Pero Martino creyó erróneamente que aún con inferioridad numérica podía hacerle frente, de igual a igual, al once de su rival Hugo Sánchez. Los albirrojos que obtuvieron dos veces la Copa América (en 1953 y 1979) iniciaron hace cuatro meses un ambicioso proyecto de dotar de mayor poder ofensivo al equipo. Martino anunció que su objetivo era revolucionar el fútbol paraguayo dotandole de una mentalidad ofensiva, pasando la página del tradicional juego conservador de los guaraníes para aprovechar la cantera de superdotados como Santa Cruz, Cardozo, Salvador Cabañas y Nelson Cuevas. A ellos se agregan Dante López (que jugó contra Argentina) o el ausente en esta lid copera, Nelson Haedo Valdez. La preocupación exteriorizada en la prensa deportiva de Paraguay luego de sus cinco amistosos previos al torneo, se borraron automáticamente por ese debut "mágico" ante Colombia. Muchos se ilusionaron con un gran "dream team" forjado en poquísimo tiempo por el respetado técnico argentino. Pero los desconfiados, los que tienen sus años de observar el fútbol, advertían del peligro de jugar, a pecho gentil, sin experimentados volantes de contención y en línea de tres en defensa, renunciando al usual 4-4-2. Durante el mismo desarrollo de la Copa América un afamado técnico campeón alejado de la dirección, comentarista coyuntural de una cadena de televisión, se tomó de la cabeza y dijo que Paraguay arriesgaba mucho con ese sistema. "Puede que gane y que sorprenda pero en algún momento va a encontrar la horma de su zapato", sentenció. ¿Profecía? Dicho y hecho, atizado por desgracias como la del penal sancionado a los 3 minutos adosada a la expulsión del arquero Bobadilla, México le llenó la canasta en una goleada histórica que no se repite desde hace 48 años en una selección paraguaya en la Copa America.