Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

El ex presidente, con la mira en una banca en el Senado

El deseo de Lugo de llegar a la Cámara Alta explica su repentino cambio de postura.

El ex presidente Fernando Lugo aprovecha la coyuntura de su destitución para motorizar en forma prematura la campaña electoral para conquistar una banca en el Senado , de cara a las elecciones generales del 21 de abril, aseguraron fuentes cercanas al ex-gobernante.

Cuando todo hacía suponer que se alejaría de la política luego de su tormentoso paso de cuatro años por la presidencia, Lugo viró imprevistamente de estrategia . En las primeras horas de la madrugada del domingo buscó un micrófono de la TV pública, todavía en poder de sus partidarios y llamó a resistir su salida .

Su retorno tan precipitado a la palestra tenía la clara finalidad de no perder más tiempo y embarcarse en la carrera electoralista , en el marco de la gran difusión internacional que rodea a su controvertida defección.

A pesar de haber asumido las consecuencias del impeachment para luego tildarlo de “golpe parlamentario”, Lugo anunció una gira por Sudamérica para dar difusión a sus denuncias de “violación del debido proceso”, lo que en realidad serán sus primeros pasos para apuntalar su candidatura como senador activo.

Sus amigos del Frente Grande, creado bajo su gobierno, también lo presionaron para resucitar a la veintena de pequeños partidos y movimientos de izquierda , duramente golpeados con su salida del gobierno. Ellos ya no contarán con la bolsa del Estado para movilizar a sus huestes.

Como en 2008, donde apenas contribuyeron con el 2% de los votos que cosechó Lugo, la agrupación luguista dependerá exclusivamente del papel protagónico que puede ocupar el ex obispo católico para pugnar por las bancas del Senado y de Diputados.

Con su defenestramiento Lugo puso a todos sus demás aliados en contra, especialmente a los liberales que hoy tomaron las riendas del poder efectivo, por lo que, desde ahora tendrá la ciclópea faena de instalar en el electorado su figura mostrándose como una víctima del sistema conservador “que se resiste al cambio”.

Su tarea más difícil será aglutinar a los diferentes grupos de izquierda , bastante resquebrajados por la intolerancia de los más radicales, llamativamente los más influyentes.

Buscará el apoyo a sectores del campesinado a los que prestó asistencia si bien estos no le respondieron en el desesperado intento de resistir al juicio político con manifestaciones multitudinarias en la plaza. No logró reunir a más de 5 mil a 7.000 personas.

Con la ayuda de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, devenida en su protectora , el valor de su movida radica ademas en la cosecha de votos en la Argentina . Lugo y sus dirigentes del Frente Grande se ocuparon de establecer en estos cuatro años una importante cabeza de puente electoral en el Gran Buenos Aires. Miles de migrantes tendrán derecho a votar en los comicios del 2013.