Viernes, 14 de Diciembre de 2018
img

Juicio político al presidente de Paraguay: hoy podrían destituirlo

El Congreso acusa a Fernando Lugo por “mal desempeño de sus funciones”. Fue tras un violento desalojo de campesinos sin tierra, que dejó 17 muertos. Esta tarde el Senado votará su destitución. El mandatario afirmó que no renunciará.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, podría ser destituido hoy por el Congreso, acusado por mal desempeño en sus funciones, tras la sorpresiva aprobación de un pedido de juicio político en la Cámara de Diputados, secuela del choque armado entre policías y campesinos el 15 de junio pasado que dejó un saldo de 11 campesinos y seis policías muertos durante un desalojo de “sin tierras” en una hacienda.

La decisión de los legisladores sorprendió a los paraguayos y puso en alerta a los gobiernos de la región, que enseguida rechazaron la medida y enviaron a un grupo de cancilleres para analizar la situación (ver pág. 21) El jefe de Estado y ex obispo fue llamado a comparecer hoy al mediodía para ejercer su defensa, personalmente o a través de sus abogados. Es decir, le dieron un plazo de 24 horas.

Diputados presentó formalmente el libelo acusatorio ayer a la tarde a través de cinco representantes. El pedido fue votado por 76 diputados, con un voto en contra y tres ausentes. La Iglesia pidió anoche al presidente que renuncie.

Según la agenda prevista, hoy a las 15.30, hora argentina, se evaluarán las pruebas. Luego se presentarán alegatos finales y en una sesión prevista para las 17.30 se dará a conocer el veredicto.

“Este presidente no va a presentar renuncia al cargo y se somete con absoluta obediencia a la constitución y las leyes.

Voy a enfrentar el juicio político con todas sus consecuencias ”, dijo Lugo en un mensaje a la nación.

“Denuncio ante el pueblo que su voluntad está siendo objeto de un ataque inmisericorde por sectores que siempre se opusieron al cambio para que el pueblo sea protagonista de su democracia”, manifestó. Y acusó a los congresistas de haber abandonado la mesura, la reflexión y de llevar “a tambor batiente” el juicio para destituirlo.

El mandatario señaló que los opositores “quieren robar la suprema decisión del pueblo” que lo eligió el 20 de abril de 2008 para un mandato de cinco años, que termina el 15 de agosto de 2013. Las elecciones están previstas para el 23 de abril del año que viene.

La propuesta del senador oficialista Carlos Filizzola de dar un plazo de tres días para la defensa del Ejecutivo sólo obtuvo tres votos.

Adolfo Ferreiro, abogado defensor del gobernante calificó de “parodia de juicio político” el procedimiento. “No se puede computar los tiempos en horas. Es imposible ejercer una defensa en 24 horas. La defensa tiene que estar preparada en debida forma”, argumentó.

La acusación de los diputados sostiene que Lugo “ha incurrido en mal desempeño de sus funciones en razón de haber ejercido el cargo que ostenta de una manera impropia, negligente e irresponsable, trayendo el caos y la inestabilidad política en toda la República”. En rigor, se lo acusa no sólo por el violento desalojo de hace 14 días, sino además de otras cuatro irregularidades, entre ellas la “inseguridad”.

El texto agrega que el jefe de Estado ha generado “la constante confrontación y lucha de clases sociales, que como resultado final trajo la masacre entre compatriotas, hecho inédito en los anales de la historia desde de nuestra independencia nacional hasta la fecha, en tiempo de paz”.

El artículo 225 de la Constitución paraguaya, de 1992, establece el derecho del Senado de destituir al jefe de Estado y a los ministros de la Corte Suprema de Justicia por la vía de juicio político.

Dispone que “el presidente de la República, el vicepresidente, los ministros del PE, los ministros de la Corte Suprema de Justicia (...) sólo podrán ser sometidos a juicio político por mal desempeño de sus funciones, por delitos cometidos en el ejercicio de sus cargos o por delitos comunes”.

La acusación debe ser formulada por la Cámara de Diputados, por mayoría de dos tercios. Luego, el Senado, también por dos tercios, deberá juzgar en juicio público a los acusados y, en tal caso, “declararlos culpables al solo efecto de separarlos de sus cargos.

En los casos de supuesta comisión de delitos, se pasarán los antecedentes a la justicia ordinaria ”.

José Rodríguez, líder del movimiento campesino Liga Nacional de Carperos calificó el pedido de juicio político de “golpe parlamentario”. El abogado Mario Elizeche, que defendió al ex presidente Raúl Cubas, destituido en 1999, dijo que “ni en los tribunales de sangre se recurre a este tipo de juicio donde se establecen los tiempos en horas”.

Centenares de “luguistas” y “antiluguistas” se concentraron en la plaza del Congreso para manifestarse, en medio de un férreo operativo policial. Hasta anoche no se habían registrado incidentes.