Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Alegre promete 200.000 puestos de trabajo si gana las elecciones

“Usted sabe que los colorados nos han dejado una pesada herencia de 60 años de gobiernos que han esquilmado el patrimonio nacional. No es fácil, pero nuestro gran desafío será crear fuentes de trabajo. Mi compromiso es crear 200.000 puestos de trabajo”, afirma Efraín Alegre. En esta entrevista, asegura que la posición del Paraguay seguirá siendo firme ante los países que lo excluyeron del Mercosur.

 

-¿Qué le responde a los que denuncian casi cada día un abuso de planillerismo por el gobierno liberal? Blanca Ovelar mencionó hasta nombres de parientes de jerarcas...

-Blanca Ovelar no tiene autoridad para hablar. Pertenece al pasado del Paraguay que este proyecto quiere dejar definitivamente atrás. Es una de las que ha formado parte de esa estructura que justamente fomentaba ese modelo de clientelismo.


-Cada vez con más insistencia se acusa a los liberales de usar las mismas prácticas  del pasado colorado...

-Le voy a relatar mi caso familiar, por si a alguien le interese investigar. Yo tengo 11 hermanos. Todos están en el sector privado. No hay uno solo contratado por el gobierno central...


-Sus hijos tampoco...

-Tampoco. El mayor, Efraín, estudia derecho y trabaja en el sector privado, con su mamá en una inmobiliaria. Mi hija Carolina, de 19 años, también estudia y trabaja en el sector privado. Lucas y Eliane están todavía en la secundaria. Yo no creo que necesariamente el sector público sea la panacea para los parientes de un político...


-¿Qué hay de cierto de la desaparición de 25 millones de dólares en su administración de Obras Públicas?

-No hay demasiada vuelta que dar. La situación es muy clara. Cuando la Contraloría fue y pidió la documentación con respecto a obras, luego de que yo abandoné Obras Públicas, el ministro Bordón (su sucesor) se negó a entregarlas. Luego de caer Pérez Bordón, en la administración Buzarquis hemos llevado los originales de toda esa documentación, una por una, documento por documento. Le voy a decir otra cosa: no conozco que otros ministros que hayan hecho lo que hicimos nosotros en mi administración: rendir cuenta cada mes al congreso, a diputados y senadores. Otra copia iba a la Contraloría. En la página web del ministerio también estaba a disposición de cualquier ciudadano. De esa forma, transparente, sistemática vamos a trabajar en mi gobierno. Esas publicaciones de las que se responsabiliza Rojas, un exvice ministro de Bordón, que tratan de ensuciarme, forman parte del show electoral.

 

-¿Cuál es la estrategia que tiene el oficialismo en este último tramo de campaña?
-El objetivo es conseguir una diferencia muy importante, que no deje dudas sobre nuestra mayoría. Somos los únicos que incluimos en nuestra propuesta a paraguayos de todos los sectores. Además de liberales, hay encuentristas de Caballero Vargas, del Partido Demócrata Progresista de Rafael Filizzola, hay movimientos colorados. Estuvimos esta semana en un acto con Amado Yambay con presencia de más de mil colorados que nos apoyan. Nosotros no decimos que vamos a llevar al Palacio la bandera de nuestro partido como dice nuestro oponente (Horacio Cartes), ni pretendemos revisar -como dice- la afiliación para contratar en la administración pública. Queremos llevar la bandera roja, blanca y azul al Palacio.


-¿Los colorados no tienen razón cuando reclaman que el Partido Liberal usa símbolos que le pertenecen?
-Esa actitud es una rémora del pasado. Es la censura a la que ellos estaban acostumbrados en la dictadura. ¿Por qué un paraguayo no va a poder decir: “soy colorado pero apoyo a la alianza”? ¿Eso es delito?


-En contrapartida, los de la izquierda, que eran sus aliados, denostan contra ustedes, ¿por qué?
-Los candidatos de la izquierda hacen su campaña. Es legítimo que lo hagan...


-Los acusan de golpistas...
-Los líderes. Es probable que lo digan con convicción. Ellos acusan a todos los que votamos el juicio político. Dicen que no se ajustó a la Constitución. Nosotros también estamos convencidos de que la destitución del expresidente Lugo se ajustó a la Constitución. Bueno, estamos en democracia y se seguirá discutiendo. La historia dará su veredicto. Pero esa es una discusión que tiene relevancia solo a nivel de cúpulas y de liderazgos, porque la gente común, el ciudadano no se queda a pensar si el juicio político fue negativo o positivo.


-Suena muy paternalista, a palmoteada. ¿Cree todavía que podría acercarlos?
- No, no, absolutamente. Esto va mucho más allá de un mensaje. Yo propongo. Poner un paréntesis a la discusión y volver a discutirlo después del 22. Lo que no podemos postergar es la gran decisión que debemos tomar el 21 de abril. Si nos equivocamos, vamos a perjudicar a todos los compatriotas.


-¿Cuál es el perjuicio de otro gobierno colorado?
-Imagínese. Cartes promete llevar la bandera colorada al palacio de Gobierno. El dice que va a revisar los currículum de los funcionarios por su afiliación. Eso se llama vuelta al pasado, la vuelta a aquellas prácticas que han generado tanta pobreza y división.


-¿No es signo de renovación la presencia de Cartes en el Partido Colorado?
-(Risas) La presencia de Cartes es la reafirmación del modelo del contrabando, la mafia, la piratería. Es decirle al mundo: Paraguay se reafirma en el viejo modelo.


-¿Usted cree que tuvo efecto esa campaña sobre el tema de la narcopolítica?
-Un periodista me dijo que nosotros estamos haciendo correr por las redes sociales una fotografía de Cartes esposado en Tacumbú. Yo le pregunté si era una fotografía trucada. “No. Es auténtica”, me dijo. “Entonces, ¿cómo va a ser una campaña sucia si la fotografía es auténtica?”. Los paraguayos tienen derecho a saber a quién van a elegir...


-Hubo otros candidatos que estuvieron en la cárcel...
-Por luchar por los derechos de los ciudadanos como en la época de la dictadura, no por la evasión de divisas, por apropiarse de recursos del Estado...


-¿Cuál es su plan para sacar al país de la pobreza? Este país apenas creció 3,5% en 20 años...
-Usted sabe que los colorados nos han dejado una pesada herencia de 60 años de gobiernos que han esquilmado el patrimonio nacional. No es fácil, pero nuestro gran desafío será crear fuentes de trabajo. Mi compromiso es crear 200.000 puestos de trabajo.


-Parece descabellado. No llegamos ni a 60.000 por año.
-A mí no me asusta. A improvisados como Cartes, seguro que le debe asustar. Nosotros podemos hacer mucho más, no solo con una política de inversión pública en infraestructura. Tenemos un programa de desarrollo del campo, otro programa de política energética encaminada a potenciar nuestras industrias. Hoy es el mejor momento del Paraguay para el despegue. Somos el país con el mejor clima de negocios conjuntamente con Perú. Es porque en estos ocho o nueve meses de gobierno, el país se ha ganado el respeto y la confianza de la región, porque se ha actuado con firmeza para defender nuestra soberanía, nuestra dignidad y sobre todo hemos garantizado libertad y seguridad para la inversión. Ese creo que es un logro extraordinario. Ya no nos miran como piratas o contrabandistas. Nos miran como lo que somos: un país de trabajo, de producción, de libertades para la iniciativa privada.


-¿Usted se imagina sentado al lado de Dilma, Cristina, Mujica, Correa, Evo, Maduro, después de todas las humillaciones contra el Paraguay?
-En condiciones dignas. A mí nadie me va a chantajear. Yo no tengo negocios ilícitos que blanquear. Yo voy a defender con firmeza los intereses del Paraguay. Si bien es cierto, el Mercosur para el Paraguay es importante, para el Mercosur el Paraguay también es importante. Nosotros somos importantes para la Argentina y para el Brasil.


- ¿A Paraguay no le conviene buscar aliados estratégicos para no estar más pendientes del estornudo de Argentina y Brasil?
-Nosotros vamos a hacer valer lo que somos, y el porqué somos importantes para el Mercosur y porqué somos importante para Brasil y porqué para Argentina, amén de estar abriéndonos al mundo y negociando mercados de libre comercio con otros países como ha hecho Uruguay con mucho éxito.


-El ingreso de Venezuela, ¿es irreversible?
-Nosotros vamos a sentarnos con todos los presidentes de la región en base a los términos de los tratados y la institucionalidad, no de la fuerza, en todo caso la fuerza del derecho. Esa es la tesis que vamos a defender. Tenemos muy claro el camino que vamos a transitar.


-¿Cuál es el modelo?
-El camino, definitivamente no es el que siguen Argentina ni Venezuela. Nuestro modelo es más bien aquel que ha hecho Chile, un poco lo que ha hecho el Uruguay y otro poco el de Brasil. Si eso genera discrepancias con otros países, ya irán comprendiendo que el Paraguay vive otros tiempos y que esa es la actualidad, el presente y ese es el futuro del Paraguay. Brasil y Argentina se van a tener que acostumbrar a que nosotros tengamos que hacer respetar nuestros derechos, nuestra soberanía, nuestro pensamiento y el modelo de país que queremos. La consigna es que de la pobreza se sale con trabajo, el Estado como generador de condiciones para la inversión con miras al desarrollo. En este período presidencial que se avecina vamos a reducir la pobreza a un dígito. Ese es un objetivo claro y contundente. Otros lo han logrado. Lo ha hecho Chile. Lo ha logrado Uruguay. ¿Por qué no nosotros?

 

24 DE MARZO DE 2013

 

([email protected])