Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Ariel Oviedo asegura que Unace seguirá como la tercera fuerza

Ariel Oviedo, hijo del malogrado líder Lino Oviedo, asegura que Unace continuará “como mínimo” como tercera fuerza pese a las encuestas. En esta entrevista sostiene que los candidatos de la izquierda “no tienen estructura”. Dice no lamentar para nada que Unace no haya sido invitado al debate presidencial. “Todo el mundo dijo que es muy aburrido”, afirma.

–¿Por qué Unace no figura en las encuestas?

–A nosotros no nos sorprende ni nos preocupa. Ni cuando vivía Lino Oviedo figurábamos. Es más. No figurábamos ni en el 2008. En tres meses se organizó la campaña cuando papá salió en libertad. Salimos terceros. En el 97 tampoco figuraba cuando ganó la candidatura presidencial por el Partido Colorado. Siempre dio sorpresas el Partido Unace.

–¿Ustedes lamentan no haber estado en ese debate?

–No, absolutamente. Además, todo el mundo dijo que fue muy aburrido.

–Mario Ferreiro figura tercero.

–Este tipo de candidatos tiene una alta exposición en los medios. De hecho Ferreiro pertenece a la TV. Carrillo Iramain también sale todos los días en la prensa. En realidad, estos movimientos no tienen estructura como tiene en todo el país Unace y tienen los partidos Liberal y Colorado. Aquellos son más bien pescadores en río revuelto. Un candidato figura para que entre su hermano como senador y el otro para que entre Lugo como senador. No si después de la muerte de Chávez van a seguir teniendo la misma fuerza. Si meten más parlamentarios, bueno, van a estar muy agradecidos. Hay otra cosa. El votante de Unace tiene su voto en el corazón. No expresa al público su preferencia.

–¿Por qué?

–Seguramente porque Unace nació en la persecución, en la clandestinidad, en el exilio.

–¿No se fugaron los votos después de la desaparición de Oviedo?

–No. Al contrario. Unace siempre fue un sentimiento, fortalecido por la presencia de Lino. Con su desaparición continúa siendo un sentimiento, pero con el compromiso que tiene cada uno de perpetuar su herencia. Algunos me dicen, no si con exageración, que el Partido Unace va a seguir la misma senda del Partido Colorado a partir del liderazgo de Bernardino Caballero que trascendió lo físico. El verdadero y genuino defensor de los pobres fue Oviedo.

–Pareciera como si se hubieran replegado los oviedistas...

–Reconozco que fue un error táctico comunicacional nuestro no tener presencia en la prensa como lo tienen otros partidos. Hay que tener en cuenta que nuestra organización no se limita solo a la política. También tiene una importante presencia en el ámbito social y deportivo. En nuestra sede tenemos más de 20 cursos gratuitos para formar profesiones, hay atención odontológica gratuita, escuelas de fútbol, escuela de danzas. El polideportivo que tenemos se usa no solo para hacer deportes sino para eventos sociales, culturales. Unace es una herramienta para la ciudadanía, no solo una máquina electoral.

–Usted reconoció que son amigos con Cartes. ¿Eso implica que hay una preferencia hacia los colorados?

–No puedo negar que tengo una amistad, pero hoy estamos en la vereda de enfrente. Estamos en equipos diferentes. Después de que la ciudadanía determine el 21 de abril qué rumbo va a tomar la República, entonces podremos reunirnos para buscar consensos fundamentales: en obras públicas, educación, salud, seguridad de nuestros conciudadanos. Ojalá que para entonces sirvan nuestras amistades. Gran parte de esta inseguridad que vivimos se debe a la miseria. Necesitamos corregir con urgencia esta situación. Los jóvenes no tienen posibilidad de trabajar.

–Ustedes tuvieron la oportunidad de hacer una alianza con Alegre. ¿Hay posibilidades todavía?

–Eso ya quedó atrás. Nosotros pedimos que se vote a la lista 7 de punta a punta. Nada ni para la lista A ni para la lista B. Al contrario, queremos que los de las listas A y B voten por nosotros.

–¿Cuál va a ser el futuro de Unace? ¿Usted va a ser el sucesor?

–Hoy todos estamos cargando al hombro el partido, todos, nadie en particular.

–¿Cuál es la expectativa?

–Le puedo asegurar que cómo mínimo, Unace se va a mantener como tercera fuerza, digan lo que digan las encuestas.

–¿Aspiran a más?

–Queremos ser prudentes, pero cómo mínimo vamos a ser la tercera fuerza, aún golpeados como estamos. Yo pienso que nuestro país se va a desarrollar un día, cuando la dirigencia política escuche a la gente sufrida de tierra adentro. Es lo que hacía Lino Oviedo. Tenemos que ir a escucharlos y encontrar el camino con ellos.

–Así como se dice hoy que Unace iba a desaparecer, eso se decía del Partido Colorado en el 2008...

–Si pierde el Partido Liberal se va a encontrar en la misma situación...

–La derrota atomiza...

–Unace en ese sentido se formó de manera muy granítica. El voto duro oviedista se formó en la llanura. Tenemos el ejercicio de la llanura y la clandestinidad. Estamos forjados, entrenados en la adversidad. Una eventual derrota no va a causar un efecto tan grande en Unace como en los partidos Liberal y Colorado. La muerte del líder de Unace es apenas el final del principio. Ahora recién va a crecer la “semilla de Lino”. Vamos a cumplir su sueño del Paraguay de las oportunidades, de la dignificación de nuestro pueblo campesino, la dignificación de nuestro pueblo pobre, llevar al Paraguay al lugar que le corresponde, pero con todo el mundo trabajando, nadie sentado para esperar su subsidio, no señor.

–¿Hay dos Paraguay acá?

–Hay uno que habla castellano y otro guaraní.

–¿Como los sunitas y los chiitas?

–No se da todavía esa división en el Paraguay, pero si continuamos con esta inequidad se pueden criar los extremismos.

–¿Tiene mucha incidencia la compra de votos?

–Es un mito la compra de votos. Incide mínimamente. La mayoría de nuestra gente aspira a que una persona seria gobierne. No tiene la culpa que le hayan engañado, como hizo Lugo. Lo que no puede prever es que le vendan paquetes como los que ya tuvimos como gobernantes. Tanto el colorado como el liberal ya estuvieron en el poder. El país no ha crecido nada. No veo aquí jóvenes egresados brillantes que estén aportando sus conocimientos al gobierno para acelerar el desarrollo. No veo laboratorios de investigación para desarrollar una vacuna contra el dengue por ejemplo, o instituciones que traigan científicos para combatir la enfermedad que está tomando a todas nuestras familias. La gente está en los pasillos de los hospitales, por el suelo. Es una de tantas realidades que Unace quiere terminar con organización y orden.

–¿Qué estudios tiene?

–Administración. Estudiaba Economía en Orlando, EE.UU. También estudié en Inglaterra inglés. Volví cuando papá estaba preso.

–¿Casado?

–Sí. Mis hijos son Manuel César y María José.

 

25 DE MARZO DE 2013

 
 

([email protected])