Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Cartes es la clave para generar empleo, asegura Afara

 

“Nuestros rivales en esta elección desprecian a la ciudadanía con esas matufias para comprar alianzas y adherentes”, afirma el candidato colorado a vicepresidente, Juan Afara. En esta entrevista asegura que Horacio Cartes es el que tiene la clave para generar empleo. Atribuye a artillería pesada “de fogueo”, sin fundamento, las acusaciones que pesan sobre la dupla de la ANR.

–La artillería pesada quedó para el final. A usted lo acusan de beneficiarse con tierras del Estado. A Cartes de haber montado un banco en unas islas...

–A nosotros no nos preocupa. No pasa de ser una artillería de campaña, de fogueo. Se quiere conmover al electorado, pero ya no tiene efecto. La gente ya tomó su opción. Ya no va a cambiar. En nuestro caso no tienen documentos para demostrar lo que dicen. Si lo hubieran tenido hace tiempo ya nos hubieran procesado y apartado de la carrera electoral...

–¿De qué lo acusan específicamente?

–En mi caso, la acusación es demasiado ridícula, muy infantil. Hace 30 años yo me fui a trabajar las tierras que son de mi propiedad en Itapúa. El estatuto agrario permitía comprar. Pagué el precio que se pedía y de acuerdo a la ley vigente de la época. Cuando llegamos nosotros a ese lugar era un monte desolado. Felizmente el tiempo le fue dando valor. Además, usted no va a encontrar que yo compré por 10 y vendí al estado por 50 como hicieron ellos, como se demuestra en esa venta de las tierras al Indert. Y como ve, ellos hacen esas transacciones impunemente, y van a tener que rendir cuentas, porque la denuncia ya está en la fiscalía. Tienen que pagar por lo que hicieron, porque lo que se hizo fue desviar el dinero de todos los paraguayos.

–¿Y ustedes qué prueba tienen?

–Hay denuncias concretas contra (Rafael) Filizzola. El tema de los helicópteros es una cuestión concreta. La denuncia está presentada ante la fiscalía, con pruebas. Además, ellos tienen que responder por todos esos últimos robos con las tierras del Estado, un Miércoles Santo, imagínese, el propio ministro (de Hacienda) autorizando el desembolso. Se ha dilapidado un recurso que le negaron a la Universidad Nacional. A los jóvenes les recortaron 12.000 millones de guaraníes por mero capricho. Horacio Cartes fue muy firme al decir que los robos al Estado no vamos a callar... Imagínese, convierten 5 millones de dólares en 10 millones de un plumazo, sin siquiera cambiar los términos. Eso es latrocinar el Estado. Federico Franco puede comprarse cuatro mansiones más y le va a sobrar dinero. En cambio, decían por ejemplo, en forma totalmente irresponsable, que Horacio Cartes no podía entrar a Estados Unidos, y resulta que la única empresa de gaseosas del Paraguay se va y se instala en el país de la Coca Cola, la planta procesadora de Pulp. ¿Por qué tanta codicia?

–¿Cómo encaran esta parte final de la campaña, donde el temor hacia los colorados son justamente los antecedentes de sus anteriores gobiernos?

–Mire. Yo creo que las cosas son muy claras. El Partido Colorado, en la llanura, atrajo a 400.000 nuevos afiliados, porque tiene algo muy importante que no tienen los demás: fervor, sentido de pertenencia, sentimiento. Desde luego que siempre este proyecto pidió y vamos a seguir pidiendo disculpas por los errores de hombres que actuaron en el pasado en nombre del partido. Pero también, este es el único partido que, estando en la llanura, abrió las puertas a todo el que quisiera afiliarse, para convertirse en el más moderno del país. Cuando todos hablaban de “listas sabana”, el único partido que habilitó para que todos puedan candidatarse fue el Partido Colorado.

–¿Los otros no?

–Los otros inventaron las “urnas delivery” y elecciones de sus candidatos a senadores y diputados entre cuatro paredes… Eso es lo que el pueblo ya no quiere. El pueblo quiere participar. En nuestras internas, el 9 de diciembre, participaron 914.000 electores. El tribunal electoral anunció los resultados oficiales a las 20:30. El rival no objetó y proclamó la victoria del Partido Colorado.

–Pero quedaron marcados por la desconfianza...

–Como le dije, estamos dispuestos a demostrar, cuando seamos gobierno, que podemos redimirnos, pedir disculpas por lo que atañe a los que se equivocaron, en el afán de darle un nuevo rumbo al país. Pero también hay que tener en cuenta que cada quien tiene su foja de servicios, y personalmente en mi foja de servicio van a encontrar: servicio y trabajo en todas las instituciones donde me tocó estar. Fui intendente de un pueblo (María Auxiliadora, Itapúa) en dos oportunidades, gobernador, presidente de seccional en dos oportunidades, pasé por todos los estamentos del partido. Hoy estamos en este emprendimiento con Horacio Cartes, un hombre de trabajo que cree firmemente en la descentralización progresiva para conseguir el desarrollo de los pueblos. En ese sentido, nuestros rivales de esta elección no respetan a nadie. Desprecian a la ciudadanía con esas matufias para comprar alianzas y adherentes...

–Es una paradoja. Ustedes atribuyen a los liberales los mismos vicios que les adjudicaban a los colorados: clientelismo, prebendarismo, corrupción...

–Entonces, ellos son “alumnos aventajados”. Imagínese este latrocinio al Estado, esta asociación para delinquir. Tengo muchos amigos en el partido Unace. Ellos están muy indignados por este negociado con las tierras vendidas al Indert. Ellos dicen: “esto no es lo que quería el general Oviedo”. Los de Unace están volviendo a sus bases partidarias coloradas de origen en toda la República.

–Alegre dice que con esta alianza, gana las elecciones…

–A Alegre le falta aprender de nuevo la suma. Han renunciado sus candidatos a gobernadores en tres departamentos. Un cuarto candidato estaba renunciando en estos días. Todos estamos felices por la reconciliación con los oviedistas que retornan...

–La incógnita es si usted y Cartes, como son del sector productivo y empresarial, no van a favorecer sus empresas y a sus amigos como Wasmosy...

–La gente puede tener la plena certeza de que vamos a priorizar la solución de los problemas de los más necesitados. Tenemos un testimonio de vida. Horacio Cartes vino a la política para servir a los demás, para servir al Paraguay. Con Horacio como presidente muchos empresarios vendrán a instalarse en el país, confiados en la seriedad de su gobierno. De hecho, todos quieren venir a instalarse hoy en el Paraguay por la crisis económica global y el proteccionismo que existe en algunos países de la región. Lo que necesitaban es confianza en un gobierno serio. Eso es lo que ofrecemos nosotros. Vamos a velar por el cumplimiento estricto de la ley. Lo mismo piden nuestros conciudadanos: un gobierno serio. Nadie pide limosna. En ese sentido vamos a ser inflexibles y disciplinados.

–Este país ya probó de todo: un empresario como Wasmosy, un mal recuerdo, otro que no hubiera llegado ni a senador sin “lista sábana” (González Ma-
cchi). Probó hasta un cura y otra vez la decepción...

–Yo les puedo garantizar que el mejor candidato en esta oportunidad es Horacio Cartes. Tiene la clave para generar empleo...

–La gente sueña con alguien que robe menos...

–Nuestra codicia es que todos los paraguayos mejoren su nivel de vida, que tenga nuevas oportunidades con sus hijos. Yo soy un productor, con más de 30 años en el sector, pero que siempre estuve al servicio de mi comunidad. Horacio es un empresario que también decidió abandonar la comodidad de su hogar para soportar tantos infundios, en su deseo de ser útil a la comunidad. Tanto él como yo hemos encontrado en el servicio público la mayor de las satisfacciones que nos da la vida.

–¿Por qué no buscaron alianzas? ¿Se creen autosuficientes?

–Nosotros siempre estuvimos abiertos. Pero la gente vuelve. La gente del Unace se siente cómoda con nosotros, mejor que con los liberales. Nuestro éxito radica en hacer alianzas con la gente, no en pactos entre cuatro paredes. Tiene que ver el resultado que tenemos en la lucha contra el dengue en Itapúa, por ejemplo. Nos organizamos autoridades y ciudadanía en general para hacer mingas solidarias. Trabaja el gobernador, el concejal, el líder de la comunidad, el intendente, los colegios. En cada distrito hay siempre voluntarios para transmitir, para comunicar, para recordar. Se tomó conciencia del peligro de esta epidemia y hoy no tenemos dengue. Así hay que trabajar. El que cree que el presidente le va a resolver todo, está equivocado. En todo caso, un hombre como Cartes es un gran articulador. Conste que el dengue es apenas uno de los problemas. A mí lo que más me preocupa es la muerte de madres y niños. Es la otra epidemia. Es la otra tragedia que nadie cuenta. En esta campaña electoral hemos estado poniendo en práctica un sistema muy positivo para combatir estos padecimientos. El 70% de los problemas de salud se resuelve en las comunidades...

–¿Cómo resolvería el tema de la suspensión en el Mercosur?

–Se soluciona con el Mercosur tangible, como hacemos en Itapúa con la provincia de Misiones. Los problemas de salud más difíciles los tratamos en Misiones. La conversación continua entre las autoridades es la clave. El Mercosur no sirve si no es tangible para la gente.

17 DE ABRIL DE 2013

 

[email protected]