Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Zacarías promete fin de hombres escombro

Si gana las elecciones del domingo, Javier Zacarías Irún (lista 4) promete comenzar el mismo lunes una campaña para terminar con la lista sábana, para acabar con los hombres escombro que continúan aferrados a la cúpula que gobierna y producen daño al prestigio del nucleamiento político. En esta entrevista, Zacarías asegura que cambiará la cara de la ANR para que sea opción en las presidenciales del 2013.

–¿En qué se diferencia usted de Lilian y Castiglioni?   

–No tenemos las manos atadas. Si ganamos las elecciones estaremos preparados para gobernar, para darle dinámica al partido, para abrir el camino de la recuperación del poder en el 2013 sin apeligrar a la ANR con los hombres escombro que lo desprestigian ante el electorado nacional. Cuando sea presidente, voy a trabajar para todos, no para unos cuantos como se ha hecho siempre. Todos los paraguayos se van a sentir orgullosos del nuevo partido que vamos a ver a partir del 13 de marzo.   

–Así dicen siempre, pero los manguruyúes se maquillan y vuelven a ser los mismos...   
   

–Conmigo al frente va a ser distinto. Si gano las elecciones, al día siguiente voy a convocar a los senadores y diputados de mi partido para iniciar el cambio de la ley electoral para eliminar la lista sábana del senado de la nación. El pueblo tiene que decidir quiénes tienen que estar.   

–¿Es posible hacer eso?   

–Con autoridad moral y política y la legitimidad necesaria que voy a tener, sí lo vamos a poder hacer. Esa lista sábana hay que eliminar para que justamente esa gente que hace daño al partido y al país sea desplazado, no por usted o por mí sino desplazado por el pueblo en las urnas.   

–¿No estaría conspirando contra los poderosos que tradicionalmente ponen mucho dinero para asegurar su nombre en las sábanas?   

–Nosotros no tenemos compromiso ni con Calé (Galaverna), ni con (Víctor) Bernal ni con nadie. Nosotros tenemos compromiso con esa gente que está en la calle, con ese pueblo que quiere un Paraguay mejor y que quiere gente digna al frente de la ANR. Si gano, seré el primero en ponerme al frente para votar por el fin de la lista sábana. Estoy dispuesto hasta a acompañar manifestaciones frente al Congreso para que se imponga el fin de la lista sábana. Esa gente que se empecina con la lista sábana es la que no trabaja. Es la que a cambio de favores obtienen sus bancas.   

–Las elecciones no son suficientes para deshacerse de los “escombros” del partido...   
   

–Lo único que le puedo asegurar es que el movimiento Esperanza Colorada no nació para retroceder. Es el comienzo de un proyecto destinado a ser protagonista efectivo y directo del quehacer político interno partidario y nacional. Esperanza Colorada está llamada a revolucionar pacíficamente la política de cambio de la República del Paraguay y lo primero que plantea es terminar con la lista sábana.   
   
–Muchos hablan de Horacio Cartes, candidato a presidente de la República para el 2013. ¿Cuál es su opinión?   

–Mire. Cartes es producto de un grupo de personas que a quienes ni les interesa Cartes como presidente. Lo único que les interesa es volver a hacer rekutu en Senadores en el próximo período...   

–¿Usted dice que no llega?    

–En estas condiciones no creo. El se está equivocando el camino. El camino no es el dinero, no es la plata. Cartes tiene un grupo que le rodea, que le ha hecho mucho daño al partido y que todo el país conoce. Es gente que ha hecho daño a la democracia incluso y a la democracia interna del partido. Ni siquiera ocultan los delitos que cometieron contra la Constitución. Es gente que robó elecciones. El señor Calé Galaverna le va a fundir a Cartes, a quien aprecio. Desgraciadamente es el que más le rinde culto, pero él tiene que entender que la política no es mercantilismo, no es negocio, banco ni financiera. La política tiene que servir para construir y eso jamás vamos a poder lograr con hombres escombro.   

–El no cree que Calé Galaverna lo llegue a perjudicar.   
   

–Si el electorado colorado me da la oportunidad yo voy a tratar de desterrar esa costumbre de algunos que se creen mandamases del partido de usar el voto del pueblo colorado como instrumento para sostenerse eternamente en sus cargos. Yo insto a los que van a ir a votar el domingo a decir basta a los oportunistas que los usan como herramienta electoral. Recién cuando rompamos esa oligarquía política, familiar, que sigue permaneciendo a pesar del tiempo, allí recién vamos a poder decir que el partido se ha adaptado a los nuevos tiempos.   

–¿Cuál es la desventaja que tiene en comparación con los demás?   

–No tengo el poder económico que tiene (Horacio) Cartes. En honor a la verdad, no tengo la estructura que tiene Horacio y el movimiento de un ex presidente (Nicanor) y un ex vicepresidente de la República (Castiglioni) que está trabajando desde hace tres años en promocionar su figura. Lo único que le puedo decir es que en Esperanza Colorada no le tenemos como propietario ni a Nicanor, ni a Calé Galaverna ni a Víctor Bernal ni a Horacio Cartes. Los únicos dueños de nuestras candidaturas son Dios, el pueblo y nuestras familias que están con nosotros en las buenas y en las malas. No tenemos las manos atadas ni compromiso con personas ni grupos. Ya nos probaron como autoridad administrativa, como autoridad política. Hemos pasado 16 elecciones en el Alto Paraná y gracias a Dios y a la gente no hemos perdido ninguna. Eso es porque no mentimos.   

 –Lilian dijo que Nicanor y Castiglioni destruyeron al Partido Colorado. ¿Usted no se da por aludido como ex compañero de fórmula de Castiglioni?   

–Yo creo que esas son afirmaciones desesperadas, por lo menos en lo que se refiere a Castiglioni. Yo tengo que ser honesto. Yo no creo que Castiglioni haya traicionado al partido. Es más. Estoy seguro que no ha traicionado al partido. Las afirmaciones de Lilian no se ajustan a la verdad. Eso no quiere decir que yo no critique a Castiglioni por haberse unido a Nicanor. Si querían unirse tenían que haberlo hecho antes del 20 de abril cuando el partido les necesitaba.   

–¿Cuál es el interés en esa unión?   

–Hay un interés personal de sobrevivencia de uno y de otro. Por eso y para eso se unen. Yo pienso que es hora de abandonar el personalismo. Hay que pensar un poco institucionalmente, partidariamente y patrióticamente para construir el Paraguay que necesitamos y que queremos.   
  
–¿Usted cree que Lugo apoya a Castiglioni como dice Lilian?   

–Yo creo que es una actitud desesperada de Lilian, de Honor Colorado buscando captar votos porque ve que le va a ser muy difícil ganar estas elecciones...   

–Ella conserva el aparato partidario y ustedes admiten que Cartes tiene mucho dinero...   
   

–Acá se va a demostrar una vez más que el dinero, la billetera no es todo. El sentimiento y el corazón no se compran ni se venden. Se ganan, se conquistan con trabajo, con perseverancia, con lucha, con servicio permanente a la ciudadanía. Es lo que hemos hecho, lo que hemos tratado de hacer en esta militancia política. El propio Nicanor decía que el Estado estuvo al servicio de Blanca Ovelar en el 2008, pero igual se perdieron esas elecciones.   
   
–Las encuestas son  contradictorias...   
   
–Y eso es lo que yo digo, si vamos a tener en cuenta el dinero que se paga a los dirigentes y operadores políticos, hagamos encuestas entre ellos nomás, si el pueblo colorado ya no cuenta. Yo ya no creo. Hay una encuesta que le favorece a Lilian, otra a Castiglioni y otra a mí, o nos dan como perdedores por 2 ó 3 puntos con Castiglioni. Hay encuestas para todos los gustos.   

–Se usa como marketing...
  
–Es probable que sí, tipo sastre: se amolda de acuerdo a la conveniencia del cliente, no como una herramienta de trabajo para saber dónde el político candidato tiene que apretar. Todas las encuestas le daban perdedor al actual intendente de Asunción, hasta 16, 18%. Al final terminó ganando por 1%. Fíjese el margen de error que hubo. La equivocación fue del 15%. Yo confío en la verdadera encuesta, el trabajo en la calle.   

–Después de estas malas experiencias electorales a nivel nacional, va a ser muy difícil vender en el 2013 la figura de viejos candidatos maquillados...
  
–Nosotros queremos vender una gestión diferente. A nosotros no nos interesa cambiar la manera de hacer política. Nuestro movimiento es muy nuevo. Lo armamos en 14 días. Hoy estamos con 60 días de campaña. Nuestros resultados son muy positivos. Ahora, hay mucha apatía y eso me preocupa. En las municipales tuvimos el 46% de participación, que es una cuestión local y de interés de la gente. En estas internas puede ser menos. Ojalá no sea así.

 

 
8 de Marzo de 2011

ABC Color