Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Cataluña nunca podrá independizarse de España, asegura Ibarra

El conocido empresario español Ignacio Ibarra, de la industria de autopartes Fujikura (Ciudad del Este), asegura que Cataluña, con su capital Barcelona, nunca podrá separarse de España, aunque sus habitantes manifiesten esa voluntad en el referéndum que se vota este domingo. En esta entrevista afirma que los separatismos y los enfrentamientos bélicos por ese motivo ya no pertenecen a este tiempo.

–¿Qué le preocupa de la elección de este domingo entre los catalanes que quieren independizarse?

–Yo quiero empezar diciendo: “Viva España y viva el Rey”. Eso ya define cuál es mi posición, como la de tantos millones de españoles. España es un Estado único. Lo define la Constitución. Por tanto, yo estoy a favor de la unidad nacional. No estoy en contra de la separación y de la independencia de los catalanes que este domingo votan esa posibilidad.

–¿Cuál es el temor?

–Bueno, yo creo que como muy bien ha dicho tanta gente y, como dice la Constitución española, España es un país único, unido, indivisible, formado por el conjunto de comunidades autónomas, entre las cuales está la comunidad autónoma de Cataluña. La Constitución no prevé la ruptura y la independencia de ninguna de sus comunidades.

–Pero es un hecho. Van a elecciones para manifestar en las urnas su voluntad de independizarse. ¿Qué se plantea entonces?

–Pues se plantea un problema grandísimo en España. Una ruptura institucional, constitucional y una situación no querida por millones de españoles que creemos que España es única, indivisible.

–Sus autoridades dicen que el Gobierno hace caso omiso a sus reclamos.

–A mí me llama mucho la atención cuando algunas autoridades catalanas dicen que no se entienden con España, o que el gobierno de España les maltrata... No es un asunto del Gobierno. Es un asunto de la Constitución. Eso no se puede modificar.

–Dicen que aportan en impuestos más de lo que reciben.

–Cataluña históricamente ha estado recibiendo de España tanto como ha necesitado. Es una de las regiones avanzadas de España con las mejores infraestructuras, con un perfil de primerísimo mundo. Toda España es primer mundo pero Cataluña es primerísimo mundo. Eso es así gracias a todo el aporte de los habitantes de España. No podemos estar haciendo permanentemente las cuentas entre hermanos de lo que entregamos y lo que recibimos. Eso es mezquino.

Yo me acuerdo de la presentación más importante de la España democrática ante el mundo (desde la muerte del dictador Franco). Fue Barcelona 1992, las Olimpiadas que tuvieron un costo millonario para los contribuyentes. Este evento cambió profundamente a Cataluña y llenó de orgullo a toda España. Pudo bien haberse hecho en Madrid, o en Bilbao o Zaragoza, pero se eligió Barcelona como parte intrínseca de mi país. Me parece lamentable que tenga que discutirse hoy el desmembramiento de una de las comunidades de España.

–¿No lo ve factible por más que los catalanes decidan en elecciones?

–A lo mejor el referéndum sale a favor, pero luego tiene que haber todo un camino que yo creo que es imposible. Yo no creo que sea posible la independencia.

–¿Van a poder conservar el euro como moneda?

–Del euro van a tener que salir, también de los fondos europeos. Es muy claro. Estamos en el siglo XXI, el siglo de la globalización, de las uniones, no de las separaciones. Los separatismos no son de este tiempo. Son de países que están por definirse, de países nuevos. La Unión Europea es una unión de Estados, no de regiones. No tiene cabida en absoluto una Cataluña independiente. Por ejemplo, la Asociación de Bancos de España y de Cajas de Ahorro ha hecho declaraciones notorias hace unos días, de que se verían obligados a abandonar Cataluña si fuera la independencia. Las multinacionales grandes están dejando Cataluña para trasladarse a Madrid.

–¿Por qué si es una región próspera?

–Las multinacionales no están con las ideas políticas. Están por el negocio, no por las rupturas que van contra el negocio y la estabilidad económica.

–¿Por qué querrían independizarse si no les conviene?

–Debe ser por la satisfacción de llegar a una meta que se plantearon hace años. Cataluña independiente es una meta errónea inviable, inconstitucional, ilegal. Es una salida mala para Cataluña, para España y para Europa.

–La portavoz del gobierno de Cataluña dijo que ellos ya fueron una nación hasta la Guerra que perdieron en 1714.

–Bueno, España era un conjunto de reinos independientes. Ya que estamos hablando de reinos, Cataluña nunca fue reino. Formaba parte del Reino de Aragón. El Reino de Aragón más el Reino de Castilla constituyeron el conjunto denominado hoy España, con la unión de Fernando El Católico, de Aragón e Isabel La Católica de Castilla. Esa unión ha caminado a lo largo de una multitud de vicisitudes históricas hasta dar en lo que hoy es España, un país desarrollado, próspero, a pesar de la crisis que ha atravesado, que cubre bien las necesidades de las personas, un país acogedor de millones de extranjeros, miles de paraguayos entre ellos. Es un país que se ha desarrollado en libertad bajo el liderazgo de Su Majestad el Rey Juan Carlos I y hoy de Su Majestad Felipe VI. Cualquiera que vaya en contra de eso es malo e ilegal.

–¿Y si se reafirman?

–No va a ser tan fácil. Es un proceso complicadísimo, complejo. Les va a perjudicar profundamente.

–¿Cómo se resolvería la seguridad del Estado?

– Ya le dije. Cataluña independiente sería un grandísimo problema. El Ejército español tiene la obligación constitucional de defender la unidad española. Es el primer problema. Imagínese qué problema es ese.

–¿Y la Policía?

–Pasaría a ser la institución de un Estado distinto. Toda la administración pública española radicada allí dejaría de ser española. Pero esta pregunta que me está haciendo tiene una respuesta inviable. Nunca esa situación se va a producir aunque se vote favorablemente en este referéndum.

–A Crimea lo independizaron a la fuerza.

–Usted no compare un país exsoviético con un país de la Unión Europea. Crimea no es en absoluto similar a Cataluña. Crimea siempre ha sido una región muy especial dentro de Ucrania. Hay que saber que una parte importantísima de la Flota Rusa (antes de la Unión Soviética) tiene su base en Crimea. No son comparables.

–Otro ejemplo, los Balcanes. Se subdividieron en pequeños países después de un proceso de enfrentamiento muy sangriento.

–Pero no nos compare tampoco con los Balcanes. Nosotros estamos en Europa, la primera o segunda potencia mundial. En los Balcanes están unos pequeños países que no tenían todavía definido cuál era su futuro. No estaba definido cuál era su posición en el mundo. Quedaron expuestos a unas profundas guerras que llevó a la muerte a centenares de miles de personas. ¿Acaso se pretende una situación así? ¿Acaso hay que imitar situaciones de enfrentamientos bélicos? No tenemos que ni imaginarlo.

–Ustedes tuvieron ya la experiencia de violencia separatista en el País Vasco.

–Sí, que produjo centenares de muertos y heridos con secuelas de por vida. El País Vasco está integrado a España con sus peculiaridades. Por supuesto que los catalanes y españoles del siglo XXI somos civilizados y no estamos pensando ni remotamente en enfrentarnos. Tenemos una Constitución.

–¿Qué pasaría si esta rebeldía se va torciendo?

–Lo primero: un desastre económico para Cataluña.

–¿Solo?

–Para todos, pero sobre todo para Cataluña. Depende más Cataluña de España que España de Cataluña. Eso es indiscutible. Sería un gran lío legal e institucional. Sería una pérdida importante de la marca Cataluña dentro de España y de la marca de España con Cataluña. Todo por nada, por una voluntad de conseguir ser distintos. Para decir: “soy independiente”.

–Decía la señora Guardiola que en la dictadura de Franco y desde mucho antes se trató de aplastar la cultura catalana, hasta su idioma.

–Si se hubiera aplastado su cultura, hoy no sería una región tan próspera. Alguien que está a un altísimo nivel no puede decir que ha sido víctima de persecución, de ocultación o de exclusión. No es razonable.

–Para usted, ¿todo debe continuar como está o van a escuchar sus reclamos?

–Las diferencias se resuelven con la negociación, con el respeto de la ley. No puede ser una negociación en la que una de las partes se salta de la ley fundamental como es la Constitución.

27 DE SETIEMBRE DE 2015.