Martes, 11 de Diciembre de 2018
img

Es imposible vender la marca Paraguay con una capital que se cae a pedazos

Arnaldo Samaniego no supo ejecutar los millones de fondos que tuvo a su disposición porque la estructura de su partido es tan pesada, como un hipopótamo, que no le permite moverse. “Cómo va a hacer en seis meses algo que no hizo en cuatro años y medio”, afirma Mario Ferreiro, candidato a intendente de Asunción por la lista 3. Sostiene que la capital se cae a pedazos.

–¿Cómo se involucró en este proyecto?

–En abril acepté. Me insistieron por espacio de un año más o menos. Me convencieron los números que me mostraron.

–¿Los medios no dan mucho rédito últimamente por eso es que periodistas se meten en política?

–(se ríe). No. Hay ciclos en la vida. Yo estoy satisfecho por el ciclo que hice en los medios. Son casi 35 años. En 1979 escribí mi primera línea en un diario y en 1980 aparecí por primera vez en televisión. Me imaginé a mí mismo como una herramienta de cambio que, capitalizando este trabajo en los medios, pueda ser una opción de poder político, en Asunción en este caso específico. Lo que quiero es ser útil a mi sociedad. La treintena de años en los medios me sirvieron de capital y plataforma para intentarlo.

–¿Cómo un outsider de la política va a conciliar con 14 grupos y movimientos sin que se alborote el gallinero?

–Yo tengo cierta vocación de conciliación bastante desarrollada por haber trabajado tantos años en los medios. En un programa de televisión concurren 50 intereses diferentes, desde el vendedor del programa, el camarógrafo, pasando por el switcher, el director de cámaras, reportero, la compañera de piso etc. Se maneja día a día los nervios, los ímpetus, las emotividades, todo para poner arriba el objetivo superior. Este es un momento muy especial para nuestra sociedad. La gestión pública está siendo mucho más supervisada por la ciudadanía y los medios, como nunca. Hay una nueva ley de acceso a la información, una rebelión saludable que produjo resultados en la Universidad Nacional, revueltas como ya viene ocurriendo alrededor de la Contraloría, la Justicia Electoral, la educación secundaria, las universidades en todo el país. Quién se iba a imaginar que llegaríamos a las elecciones con dos intendentables imputados en Lambaré y otros candidatos en otras ciudades. Yo no dejé 35 años de vida profesional para venir a quemarme en política.

–¿Qué estudios tiene?

–Hice cinco años en Arquitectura UNA. Ricardo Meyer fue mi compañero. Ingresamos en el 77. También hice inglés en (Instituto de) Lenguas de la UNA. Adquirí el Toefl en Wichita, Kansas. Mi madre abogada, licenciada en Filosofía, fue activista política. Mi padre fue presidente de Capsa (Compañía Algodonera Paraguaya), gerente de Manufacturas Pilar y pionero de la soja en el sur del país, excombatiente del 47. También militaba en política. Estuvo exiliado en Argentina como miles de paraguayos. Mi hermano es el senador Adolfo Ferreiro. Otro hermano, Roberto, llegó a ser candidato a vicepresidente por el febrerismo con Luis Campos. Mi hermano Rodolfo es candidato a edil en Tobatí por el PLRA...

–¿ Cómo ve sus posibilidades?

–Percibo en el ambiente un deseo colectivo de cambio. La gente interpreta que la alternancia es saludable. Hace 14 años que los colorados están comandando Asunción: Enrique Riera, Evanhy, Arnaldo, y ahora otra vez Arnaldo. Quiero que la gente se convenza de la seriedad de nuestros propósitos. Se hizo un proceso interno muy importante con el PLRA que decidió cerrar filas por mi candidatura. Los sectores progresistas también entienden que solos no pueden ganar. Si no adoptamos modelos parecidos al chileno o uruguayo difícilmente vamos a romper la extraordinaria estructura partidaria que tiene la lista 1. Entonces, hay que responder con una propuesta electoral creíble con posibilidades reales.

–Usted ya perdió contra esa estructura en el 2013...

–Estuvo bien el 2013 para foguearnos, pero en este 2015 siento que estamos en condiciones de ganar. La gente tiene que ir a votar. Hay 26.000 jóvenes que están en condiciones de votar por primera vez. Yo pido que confíen en mí y yo me comprometo a traer el cambio. Si se mantuviera el promedio tradicional del 55% nosotros creemos que ganamos. Si bajara el promedio, hay que respetar la estructura de la lista 1. Es muy grande, y la financiación también. Estoy tranquilo porque la concertación se logró. Hicimos un acuerdo bastante serio de cogobierno entre los 14 grupos...

–¿Se van a repartir los cupos?

–Yo voy a gobernar la Intendencia. Lo que hay es un acuerdo de cogobierno. No hay que olvidar que también se eligen concejales municipales. Estamos trabajando con cinco listas: la lista 2, la lista 9, la lista 10, la lista 100 y la lista 300. Nosotros dejamos libre a la gente cruzar su voto. El gobierno 2015- 2020 va a tener que trabajar mucho en concertaciones y pactos políticos para gobernar. No vamos a tener miedo de pactar. Yo pienso que los que van a votar entienden que si esta administración ya no dio resultado es difícil que en los próximos 5 años produzca resultados distintos. La forma de gestionar de Arnaldo ya no va a cambiar, por lo tanto tampoco va a cambiar Asunción.

–¿Cuáles son los proyectos que hay que llevar adelante ya, y que este gobierno no hizo y ni hay esperanza de que lo haga?

–Hay que ordenar Asunción. Necesitamos hacer un corte administrativo, una auditoría seria que nos diga exactamente cómo está la Municipalidad. Eso obviamente no lo va a hacer Arnaldo. Esa información solamente la vamos a poder conseguir nosotros, si ganamos. Esa información se oculta. Nada es visible con este tipo de administración que dirige hoy la Municipalidad. Si gana Arnaldo se va a seguir ocultando información...

–¿Qué hay que saber?

–Saber cuántos somos realmente, cuánto se cobra, qué licitaciones hay en curso, qué préstamos se hicieron en estos últimos meses. Hay mucha información oscura que habla de deudas millonarias que vamos a heredar. Se habla de financiamiento de campañas con dinero municipal. Se habla de que los espacios para estacionar se licitaron por un periodo de 15 años, ¡tres periodos!

–¿Eso ahora?

–Ahora. Se habla de contratos de publicidad con gente que está respaldando la campaña de Arnaldo. Habrá que revisar todo. Y bueno, hay que profundizar el gobierno electrónico. La gente tiene que saber qué se hace con su aporte. Tenemos que saber cuánto falta para terminar cada obra iniciada en materia de dinero y de tiempo, y sobre todo cómo vamos a hacerlo. En los primeros 100 días vamos a abocarnos en saber dónde estamos parados.

–¿Van a parar las obras?

–No. La gente no quiere que se detenga ninguno de los pocos o medianos avances que se ven. Con el Poder Ejecutivo tenemos que hablar, no por una cuestión emotiva ni romántica. El modelo jurídico del manejo de la Municipalidad está vinculado a un trabajo conjunto con el Ejecutivo. A ambos nos tiene que interesar una cuestión de bien común como es el mejoramiento de Asunción. Es imposible hoy vender la marca Paraguay con una capital que se cae a pedazos.

–Muchos lo critican porque evita hablar mal del Presidente...

–Yo tengo muy claro el objetivo. Nosotros estamos disputando con el señor Arnaldo Samaniego la Intendencia, no con el Presidente de la República. Mi interés es Asunción. La disputa por Asunción es la madre de todas las batallas porque es la ciudad representativa del Paraguay. Yo no puedo desconcentrarme ahora en una campaña que desvíe el objetivo. El objetivo es motivar la participación, triunfar el 15 de noviembre y generar los cambios que la gente nos pide para Asunción.

–Hay que ir al grano...

–La gente quiere acción. El problema de la basura no es un problema de izquierda o derecha, el problema de los baches no es un problema de liberal o colorado, el tráfico caótico tampoco o la polución por la cantidad de combustibles fósiles que quemamos o el humo negro. Todo esto es un problema de eficiencia. Asunción es un problema nacional...

– ¿Qué es lo que Arnaldo no hizo y pudo haber hecho?

–Arnaldo tuvo la mejor inversión financiera de la historia de Asunción. Tuvo la ley de capitalidad, 30 millones de dólares; tuvo los aportes de Itaipú, de Yacyretá. Tuvo Fonacide... Arnaldo no supo ejecutar todos esos fondos. No le fue posible porque la estructura de su partido es tan grande, tan pesada, como un hipopótamo, que mueve muchos intereses. Quiso arreglar todo en los últimos seis meses, pero igual no pudo. Cómo va a hacer en seis meses algo que no hizo en cuatro años y medio, imposible.

–Él dice que una segunda oportunidad es fundamental para terminar las obras que empezó...

–Esa es una visión política muy clásica en el Paraguay. A los 10 años va a decir que una década no le alcanza. Después es capaz que pida la reelección indefinida. ¡Vamos!

Nosotros hicimos el cálculo. Asunción necesita cuatro mil millones de dólares para solucionar todos sus problemas. En los próximos cinco años vamos a tratar de hacer lo básico. Por ejemplo, completar el 50% del desagüe pluvial, terminar la Franja Costera: la Norte cuesta 400 millones de dólares, la sur otros 400 (millones). Con eso se acaba el problema de las inundaciones, la migración de los vecinos, la ocupación de calles y plazas, el reparto de chapas a los amigos...

–Se acaba el reclutamiento político...

–Se acaba la clientela. Vamos a devolver la dignidad a esa gente que ya no va a necesitar deberle favores a nadie. Encarnación resultó cara pero cambió totalmente. Nosotros queremos hacer todas esas cosas para que Asunción sea bella y no este caos en el que está sumido. Para eso necesitamos dejar a un lado nuestras ambiciones personales y la pesada burocracia que arrastra actualmente la Municipalidad.

9 DE NOVIEMBRE DE 2015.