Martes, 11 de Diciembre de 2018
img

Regla fiscal 2.0, de última generación, plantea experto

Una regla fiscal 2.0, de última generación, es lo que plantea para Paraguay Felipe Larrain, el exministro de Hacienda chileno del gobierno de Sebastián Piñera. El experto, exprofesor de Harvard y consultor de 18 gobiernos, recomienda establecer una regla fiscal que no tiene que ver con el gobierno de turno. El objetivo: un crecimiento más estable, predecible, que estimule la inversión y multiplique el empleo.

–¿No funcionan las reglas fiscales?

–Los países han venido evolucionando con políticas fiscales arbitrarias, en el buen sentido de la palabra. Queda al arbitrio del ministro de Hacienda y, por supuesto, a través del proceso presupuestario que va al Congreso. Pero la nueva institucionalidad fiscal es con reglas. Estas reglas establecen ciertos patrones a través de los cuales se tiene que conducir la política fiscal.

–¿Un corset?

–No. No es una camisa de fuerza. Es un compromiso. Las buenas reglas fiscales permiten hacer políticas contracíclicas. Es decir, en los años malos son más relajadas las políticas fiscales. Se permite un déficit fiscal mayor y en los años buenos hay que tener un superávit fiscal. De esa manera uno mitiga el ciclo económico. Le quita empuje en el boom y le quita caída en los períodos malos. Lo que se tiene hoy se puede mejorar. Se puede mejorar la institucionalidad que establece esta característica de políticas contracíclicas. En Chile creamos en 2013 un consejo fiscal asesor. Hay instituciones como comités técnicos que son consultivos del ministro. Esto genera una cierta institucionalidad que apoya la política fiscal.

–¿Qué hay de Paraguay?

–Revisamos 35 años de política fiscal desde el año ochenta. Hay años con enormes incrementos del gasto público y otros años de caída. Hay una suerte de serrucho enorme. Hay años con más 30, hay años con menos 15.

–¿Cómo se traduce?

–Para graficar un poco. Es no gastar todo lo que entra. Es ahorrar en los períodos buenos, gastar, sacar de los ahorros en los períodos más malos en que caen los ingresos. Es la forma más fácil de explicar lo que es una regla fiscal. Ahora, de esto podemos incluso seguir hablando de un fondo soberano.

–¿Qué significa?

–Los países que han establecido reglas fiscales son los que tienen fondos soberanos. ¿Dónde deposita usted los ahorros en los períodos buenos? Usted tiene un fondo soberano y los deposita ahí. Todo esto tiene institucionalidad. Los países que han sido pioneros, por ejemplo, Noruega, Arabia Saudita..., ahora esos son países dependientes del petróleo. En Paraguay el proceso va a ser mucho más lento, pero creo que es importante que se vayan generando las instituciones fiscales para que se pueda manejar una regla fiscal 2.0.

–¿Qué es?

–Una regla fiscal de última generación.

–¿Para qué sirve?

–Cuando se mitiga el ciclo, qué ocurre: que la volatilidad del crecimiento disminuye. El crecimiento se hace más estable, más predecible y eso estimula la inversión, el crecimiento y el empleo.

–¿Por qué fracasan entonces nuestros gobiernos? Todos deben saber de estas reglas...

–Los que han implementado buenas reglas fiscales no han fracasado, el caso de Chile, por ejemplo, Perú, Colombia...

–¿Los demás no tienen?

–Algunos no tienen. Hasta donde yo conozco, Brasil no tiene, Argentina tampoco, ni hablemos de Venezuela, Ecuador tampoco y así. La propuesta es que Paraguay pueda evolucionar hacia un grupo de países que tienen una institucionalidad fiscal de última generación. Es la que se está utilizando en la frontera de la política fiscal en el mundo.

La cuestión es gastar en forma sostenida, no de acuerdo al ingreso del año, sino al ingreso estructural de la economía.

–¿Cómo puede financiar el déficit?

–Se puede hacerlo de dos formas. Si tiene activos puede reducir los activos públicos o puede aumentar el nivel de deuda en los períodos malos. Esto es simétrico, en los períodos buenos usted tiene que acumular activo o reducir deuda. Esto está operando en Chile por más de 10 años. Se trata de una regla fiscal que no tiene que ver con el gobierno de turno.

–Específicamente, ¿cuál es la regla que se tiene que establecer?

–Usted calcula sus ingresos estructurales, de largo plazo, y establece un presupuesto equilibrado cero, de equilibrio completo de largo plazo. Aunque esto parezca un poco aventurado, si el Paraguay hace esto, va a quedar con una mejor institucionalidad fiscal que la que tiene Europa. Europa no tiene una política contracíclica de esta característica. Tiene el criterio de Maastrich (para la zona del euro) que establece un límite de tres puntos del PIB al déficit.

–Usted tiene un país con falta de institucionalidad, no está bien establecida...

–Cuando no hay institucionalidad hay que crearla.

–Es una falta de institucionalidad que arrastra corrupción, ineficiencia, inseguridad jurídica...

–Pero el punto es que esto sea lo más transparente posible. Cuanto más transparente más difícil es que haya corrupción. Esta es una regla en la cual va a haber transparencia total. Puede ser un avance muy importante para el país. Estoy hablando a nivel conceptual. Falta que el Ministerio de Hacienda trabaje los detalles...

–¿Cuál es la información que tiene sobre las fortalezas y debilidades que encuentra aquí?

–Lo que hay es una idea de avanzar en la línea de mejorar la regla fiscal de Paraguay. No hay ningún proyecto de ley ni nada. Venimos para ayudar en este proceso. Paraguay puede sostener en el 2016 un crecimiento del 3% que es el crecimiento que tuvo en el 2015. Yo no lo considero nada insignificante. Considero que es muy razonable, yo diría muy favorable.

11 DE ENERO DE 2016.