Domingo, 26 de Mayo de 2019
img

Fadul afirma que Lugo es el brazo paraguayo de Chávez

Pedro Fadul, el líder del partido Patria Querida, presidenciable por segunda vez, afirma en esta entrevista que Fernando Lugo “es el brazo paraguayo” del presidente venezolano Hugo Chávez, al que califica de “loco”. Acusa al ex obispo y a los liberales que lo apoyan de haber destrozado la Concertación y que no volverá a perder su tiempo hablando con ellos de nuevas alianzas. Insta a los sectores independientes a moverse para ir a votar y terminar con la hegemonía colorada.

 

-Tenemos un electorado ignorante; ¿por eso ganan siempre los colorados?

-La ignorancia es un excelente negocio para los gobernantes personalistas y corruptos. Sencillamente aparecen unos días antes de las elecciones con unas cuantas bolsas de víveres, un montón de caña y algunas promesas mentirosas y absolutamente fantasiosas que alientan, no el juicio sino el prejuicio de la gente. Provocan el sectarismo, la división, el odio y con eso los tipos reman.

-Eso de regalar víveres y medicamentos a cambio de votos es un monólogo colorado.

-Penosamente es un monólogo institucionalizado por el Partido Colorado, pero no monopolizado por los colorados. Sectores de la oposición han creído encontrar caminos para combatir al adversario utilizando las mismas herramientas. Eso se ve especialmente en el otro partido centenario, el Partido Liberal.

-¿Ustedes pueden sacar partido de esa contradicción liberal de abrirse de la Concertación y hacer carpa aparte con Lugo?

-Ellos le pusieron una bomba a la Concertación y la Concertación se hizo curubicas. Quedó un pedazo del Partido Liberal con Gonzalo Quintana a un lado, quedó el partido independiente a otro costado, Pompeyo Lugo, el hermano del obispo, a otro costado. Quedan partes de los movimientos sociales, Roberto Paredes y otros. Queda el partido Unace. Queda el Encuentro Nacional, Patria Querida.

-Pero, ¿quién pierde?

-Sin lugar a dudas, perdemos todos. Pierde el cambio. Ricardo Lagos me decía la semana pasada en Chile en un foro: “Nosotros, los chilenos, todo le debemos a los acuerdos que hicimos en la política y que los cumplimos. Felipe González me decía en el mismo encuentro que “la política es el arte de administrar el espacio que compartimos. La política no es una religión. La política es un camino...” Mientras no logremos que la gente se dé cuenta de eso vamos a ser cada día más atrasados.

-De todos modos, nunca se creyó en la seriedad de esa Concertación. Algunos le llamaban bolsa de gatos.

-Es que son 60 años de dominación oficialista colorada. Hizo mucho daño a nuestra sociedad. Hay poca conciencia de la importancia de hacer acuerdos y cumplirlos. La mayoría aplica la ley del más vivo, del engaño, del camino torcido, de las ventajitas personales individuales de corto plazo. Seguimos en eso. Lo institucionalizó el Partido Colorado, pero equivocadamente le copia Filizzola, la cúpula liberal. Le copia Lugo. Yo creo que es un egoísmo desenfrenado que mira la conveniencia personal. A mediano y a largo plazos al país le convenía una concertación seria. Le convenía a Blas Llano, a Lugo, a Filizzola, a Nicanor, a Galaverna...

-¿Cuál fue para usted la jugada del Partido Liberal al adoptar a Lugo?

-Carlos Mateo y Federico Franco haciendo campaña un año y medio, solamente para escuchar a sus bases que la candidatura de ellos no prendía y que querían que el candidato de ellos sea Lugo. Constatada esa realidad y verificando en sus sondeos que si hubiese algún tipo de consulta popular, ellos no saldrían primeros con certeza, probablemente tampoco serían segundos, probablemente podrían no salir terceros y vaya a saber si cuartos. Entonces, ante semejante calamidad, un partido de 120 años “no puede permitirse ese lujo”, y entonces “ceden” generosamente la candidatura a la presidencia y “se aseguran” la vicepresidencia y no importa todo lo se rompa por el camino.

-¿Así de sencillo?

-Así nomás.

-¿Sin importar tampoco la suerte del candidato que apoyan?

-Eso ya es problema para otro día. “Tenemos que meter la mayor cantidad posible de senadores y de diputados”. Ese es el objetivo. “Ya nos arreglaremos desde la vicepresidencia para entrar por la ventana a la presidencia”. Eso escucho decir a la gente. No lo digo yo.

-¿Usted dice que son mentirosos?

-Yo nunca digo que fulano es mentiroso. Sí afirmo que dijo mentiras.

-Lugo tiene la ventaja de que es un ex obispo. Le confiere credibilidad. En este país se busca un presidente que no engañe más.

-Mientras la gente siga esperando mesías milagrosos que le solucione sus problemas, mientras nosotros estamos sentados en nuestras sillas, más y más atraso será nuestro destino.

-Es la primera vez que unas elecciones tendrán a todo el abanico de candidatos.

-Serán bastantes peculiares estas elecciones. Tendremos el populismo más extremo de derecha, representado por Lino Oviedo; el populismo de izquierda más exacerbado, representado por Lugo; la cleptocracia de izquierda o de derecha, según la conveniencia de los profesionales marketólogos, representado por Blanca Ovelar, y una opción que intenta ser seria, representada por nosotros. Vamos a ver cómo termina.

-¿Qué es lo que le preocupa de Lugo?

-Lugo es el brazo paraguayo de Chávez. En este foro del que participé hace un par de semanas con connotados líderes de Latinoamérica, está clarísimo que hay unanimidad sobre lo desacertado de Chávez y sobre el peligro de Chávez. Decía Quiroga, el ex presidente: “Chávez no es sostenible, porque un elefante, aunque se tire del quinto piso, no vuela”. Y sus brazos son Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia y Lugo.

-¿Venezuela financia?

-Chávez, no le quepa la menor duda. Y lo ha hecho en cada elección que hay en América. No siempre ha ganado, pero sus mejores resultados han estado en Ecuador, en Bolivia. Sin duda, va a buscarlo en Paraguay.

-Hasta los colorados se llaman ahora “progresistas” o “socialistas”. ¿Es para captar la plata de Chávez?

-Yo no vi el cheque. Si tiene cuatro patas, es marrón y ladra, es un perro. Chávez no es de izquierda ni tampoco es socialista. Es un loco dedicado a licuar todas las instituciones y a acaparar poder personal. Locos han habido y los seguirán habiendo a lo largo de la historia. Los niveles de exclusión, pobreza, marginalidad y de miseria que han creado gobiernos inútiles y corruptos han generado un caldo de cultivo perverso, perfecto, para esta clase de persona.

-¿Patria Querida tiene condiciones para ganar?

-Nuestro adversario no es Lugo. No es Oviedo, ni Blanca Ovelar. Nuestro adversario será el ausentismo. Yo no le voy a convencer al fanático oviedista, ni al liberal, ni al colorado. Nuestro objetivo es convencer al desanimado, al que está sentado, cansado, al que cree que no se puede.

-¿No hay más posibilidad de concertar después de las internas?

-Con las cúpulas partidarias ya no.

-Federico Franco dijo que quería volver a hablar.

-Entre Mateo y Franco compiten quién de los dos es más aliancista, a efectos de ganar sus internas. La realidad ha sido muy trágica y la conducta de ellos ha sido muy clara también.

-Usted no va a hablar con ellos.

-Yo puedo hablar y seguiré hablando con todo el mundo. Pero hablar no significa engañarle a la gente. Un año y medio invertimos en esta Concertación que ellos la han destrozado.

-Ante esta realidad, ¿el Partido Colorado puede sacar ventaja o el oficialismo ya va camino del cementerio de los elefantes?

-No, no. Ellos están en un nivel de degradación creciente. Tenían 90% con Stroessner, 70% con Rodríguez, 54% con Cubas, 36% con Nicanor, y ahora tendrá seguramente su 35%.

-¿La ostentación de Galaverna le merece algún comentario?

-Ellos lo hacen a propósito. Ellos le invitan a los periodistas a ver el despilfarro y ostentación que hacen para que transmitan a la población. Ellos se ríen de nosotros.

-¿No les importa el qué dirán?

-Para ellos, el despilfarro no se tiene que ocultar. Al contrario, hay que mostrar. Es el símbolo del poder para ellos.

-Asado, bebidas, mesas, toldos, bebida abundante. Es el mundo que quieren mostrar. ¿Por qué?

-Ellos ostentan de esa manera su poder para desalentar a los opositores y a los independientes, de modo que el opositor o el independiente que puede votar diga: “ellos tienen mucha plata“, “ellos son muchos”. Japerdetante voi. Japytántena ñanderógape. Eso es lo que ellos logran meter en el subconciente de la gente. Entonces, no se va a votar y siguen los sinvergüenzas en el poder. A propósito, publican encuestas amañadas, hacen ostentación de poder para que los independientes se convenzan que no se puede con ellos.

-Conste que se hizo aquella campaña “El país sin Calé”.

-¡Pero mire las listas coloradas! ¡Son un chiste! Pero, repito, ellos ya no van a cambiar. Esos que viven del delito profesional ya no lo vamos a cambiar. El tercio que se queda en su casa lo que tenemos que cambiar. Y nuestro objetivo tiene que ser decirle a la gente: Jaku’ena lo mitã. Japayna lo mitã; jacorremína lo mitã. Ñamoína ñande la ñande parte, ha japerdetarô japerde cánchape, ani la japyta la ñande rógape.

-¿Qué hay que hacer en este país para que cambie? ¿Tiene un plan para detener esta fuga de cerebros?

-El camino es uno solo. Se llama trabajo, gente seria y responsable en los puestos claves. El resto es cuento.

-Se tiene que desmantelar todo un aparato...

-Eso es lo más fácil. Los paraguayos somos muy dóciles. Ese es nuestro defecto y nuestra virtud también. Nuestro defecto es porque somos muy dóciles, fácilmente acompañamos los procesos torcidos. Pero como somos muy dóciles, fácilmente también acompañaremos los procesos rectos. O ¿por qué, los paraguayos recién cuando cruzamos el Puente de la Amistad hacia Foz nos ponemos el cinturón de seguridad rápidamente? Aquí, dos o tres veces le hicieron parar a la gente para retenerle su moto, y retuvieron 30 a 40 motos, porque no usaban casco. Ahora ya todo el mundo tiene casco. Lo mismo hay que hacer en todos los temas. Todos aprendemos muy rápido.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Asunción, 25 de noviembre del 2007