Jueves, 17 de Enero de 2019
img

Dos parlamentarios de la oposición boliviana, senador Luis Pedraza y diputado Adrián Oliva Alcázar, vinieron a solidarizarse con su compatriota, el gobernador de Tarija, Mario Cossío

Dos parlamentarios de la oposición boliviana, senador Luis Pedraza y diputado Adrián Oliva Alcázar, vinieron a solidarizarse con su compatriota, el gobernador de Tarija, Mario Cossío, refugiado en el Paraguay desde hace una semana tras huir de una persecución política desatada por el gobierno de Evo Morales. 

Ambos valoraron la decisión del Congreso paraguayo, que por unanimidad votó a favor del refugio del perseguido. Advirtieron que Morales avanza hacia un control absoluto del poder.

-¿Cuál es el impacto del refugio de Cossío en Bolivia?

-Luis Pedraza: Quedamos gratamente sorprendidos por la acogida que el pueblo paraguayo y las instituciones han dado a nuestro amigo. Sabemos que es producto de una gran amistad que el gobernador  Cossío ha cultivado con Paraguay a lo largo de estos últimos 20 años para lograr definitivamente la integración paraguayo-boliviana y para unir el Atlántico con el Pacífico por corredores interoceánicos.

-El Congreso se declaró ayer a favor del asilo del gobernador.

-Justamente  hemos sido gratamente sorprendidos también por la decisión que tomó el Congreso, de aprobar por unanimidad la solicitud de asilo. Refleja la madurez política, la vigencia de la democracia, pero sobre todo la solidez de la institucionalidad política del Paraguay. Una decisión tomada de esta manera, en la que una diversidad de fuerzas que concurren en el Parlamento deciden en esa diversidad la unanimidad, está ratificando tres condiciones que han caracterizado al pueblo y al gobierno paraguayos. Primero, es su amplio espíritu de solidaridad; segundo, es el respeto por la libertad, y el tercero es, sin duda, la ratificación de los valores democráticos. La decisión  solo dice de la  fortaleza democrática, de la independencia institucional que caracteriza a  este Parlamento.    Queremos  saludar igualmente  al Gobierno paraguayo en la persona de su presidente, de su vicepresidente y  de sus autoridades, porque hemos encontrado en el pueblo paraguayo la protección de un boliviano perseguido  por un pueblo hermano.

Oliva: Vinimos a expresar nuestra solidaridad como parlamentarios nacionales al gobernador Cossío, que vive hoy una situación muy difícil que lo mantiene alejado de su familia y, obviamente, fuera del ejercicio de su cargo, una situación que en definitiva es bastante preocupante y que expresa en esencia un conjunto de consecuencias que él está soportando.    

-¿Cuál es la situación interna en Bolivia?   

-Oliva: La situación interna es muy complicada. Las acciones que se han tomado en este último tiempo, no solo en la persona del gobernador Cossío, sino de otras autoridades, están generando este tipo de consecuencias. Entonces, en su momento hemos denunciado lo que estaba pasando en Bolivia.     

-¿Este es el primer caso de una autoridad electa que se refugia en otro país en tiempos de Evo Morales?

-Pedraza: El gobernador Mario Cossío no es el único boliviano que está refugiado hoy, lamentablemente, fuera de Bolivia. Hay cientos de bolivianos que están en su situación. Muchos son autoridades y ex autoridades que están en diferentes países del mundo en esta condición. Pero también hay un sinnúmero de compatriotas que están detenidos injustamente sin proceso hace 2 años ya, y en algunos casos mucho más, en violación de cualquier norma procesal vigente. Da la casualidad, parecería una coincidencia, que todos los perseguidos corresponden a la oposición política al señor Morales.    

No es una casualidad. Es la forma como el gobierno está tratando de eliminar la disidencia política, en el intento de construir la visión totalitaria del poder. Es eso precisamente lo que hace mucho más valorable la decisión del Parlamento paraguayo. Nosotros extrañamos en Bolivia la ausencia de la independencia de poderes.   

-¿No son independientes?   

-Pedraza: Los poderes están controlados por el Ejecutivo. Están puestos al servicio de sus intereses, entre ellos de la persecución política y de la eliminación de toda forma de oposición. Por eso es que valoramos y saludamos la decisión que hoy hemos presenciado en Asunción.    

-El Gobierno boliviano dice que nadie lo corrió a Cossío y que se fue por propia voluntad para no enfrentar las acusaciones.    

-Oliva: En el caso concreto de Bolivia, las instituciones que debieran actuar en el marco de la nueva constitución política del estado, en todo este proceso de transición constitucional, están siendo controladas por el órgano ejecutivo. No existe independencia de poderes y esto se expresa, en la manera venial, cómo la asamblea toma algunas de las decisiones y aprueba muchas de las leyes remitidas por el órgano ejecutivo, o cómo se designan autoridades judiciales desde el Ejecutivo, sin guardar ningún grado de independencia, sin respetar la meritocracia ni respetar la constitución política del estado, que define cuáles son los mecanismos para llevar adelante la selección y elección. Esto obviamente hace que la justicia haya perdido su verdadero ámbito de acción y muchas de las decisiones que se tomen estén generadas  con la presión política que se ejerce en el órgano ejecutivo.    

-¿Son casos aislados?   

-No, absolutamente. Es uno más. Suman y siguen los casos. No es aislado.    

-¿Cuál es el argumento del Gobierno?   

-Y que es la justicia la que está actuando. Sin embargo, en el caso del gobernador Cossío, de manera muy concreta, se ha podido evidenciar el grado de injerencia del poder político con la justicia, porque la denuncia que se presentó a principios del mes de noviembre en Bolivia, que anunciaba que el gobernador estaba siendo víctima de un golpe de Estado institucional, daba cuenta de cuál era el posicionamiento de autoridades, de dirigentes y de representantes del partidos de gobierno del presidente Morales, y cómo estos expresaban su grado de influencia en torno a las decisiones que toma la justicia.    

-¿Por qué no es un proceso democrático si funcionan las instituciones?   

-Oliva: Yo podría calificar que en Bolivia existe un proceso democrático aparente. Las instituciones que debieran cumplir un rol fundamental para consolidar la misma democracia, hoy están siendo utilizadas para otra cosa. El caso del gobernador de Tarija ha sido el que ha podido reflejar con mayor claridad de cómo esto ha operado en Bolivia y cómo en definitiva se han rebasado todos los límites de la institucionalidad, de la independencia de poderes, que debiera ser la base de un sistema democrático que se fortalece a sí mismo.    

-¿Cómo se percibe ese ambiente de autoritarismo que ustedes denuncian? ¿No fue un asunto aislado el interrogatorio que sometió la policía boliviana a los enviados especiales de ABC en Tarija?   

-Pedraza: Yo creo que el interrogatorio de la policía a los periodistas de ABC  refleja nítidamente lo que estamos viviendo en Bolivia. Pero hay que decir que tanto Bolivia como el Paraguay han vivido largos períodos de dictaduras. Los pueblos sabemos lo que son las dictaduras. La diferencia es que antes, en las dictaduras del pasado que hemos derrotado,  se utilizaban las armas, los tanques, los paramilitares, los agentes, para imponer un gobierno autoritario, de fuerza, para eliminar las garantías y proscribir la Constitución. Hoy se está haciendo exactamente lo mismo pero utilizando militantes del gobierno como fiscales o como jueces y acomodando las leyes para hacer culpable al inocente, para estigmatizar la función pública, para criminalizar los resultados de la gestión, porque hay que señalar que Mario Cossío no fue elegido en abril de este año. Fue elegido en el año 2005. Fue ratificado en el 2008 en un referéndum revocatorio y fue reelecto en abril de este año. Durante todo este tiempo, el gobierno, a falta de resultados que confrontar con los resultados de la gestión del entonces prefecto Cossío, intentó buscar y construir la forma de desconocer su legitimidad.    

-¿Qué hizo?   

-Pedraza: Nombró como contralor a un diputado en ejercicio como contralor general del Estado para ver si por la vía de la contraloría, que es el órgano de fiscalización, podría encontrar o construir algún caso. No lo logró. No pudo. Al contrario, la gestión se especializó en una gestión de resultados eficientes, sobre todo, transparente. Y, al fracasar con una contraloría tomada,  tomó la fiscalía, el ministerio público, el aparato judicial con militantes, pero además acomodar la ley violando la Constitución.    

-¿Cuál es la responsabilidad del gobernador en el caso de corrupción que se le imputa?   

-Pedraza: No existe. No hay daño económico. Ni el gobernador contrató ni dependía de él hacer lo que a él se le acusa. Por lo tanto, no queda ninguna duda de que esta es una acción autoritaria para eliminar al contendor político, al disidente político, y avanzar en este control absoluto del poder.    

-¿La prensa no es libre en Bolivia?   

- Oliva: En Bolivia hay una ley que censura la libertad de prensa. El problema es que los agentes que detuvieron ayer a los periodistas paraguayos se han olvidado de que los periodistas no son bolivianos y han actuado en forma exagerada, hasta abusiva,  en el ejercicio de la fuerza. Y esto, en un país como Paraguay en el que se respeta la libertad de prensa, genera una reacción natural, porque no están acostumbrados a que se obstruya la labor de los periodistas que están buscando información para conocer la verdad de los hechos que hoy están en la opinión pública siendo debatidos.    

Esta ley genera en los periodistas de Bolivia una actitud de autocensura que limita la acción de los mismos.    

-¿Se publica poco el caso Cossío en Bolivia?   

-Oliva: Más allá de hablar poco del caso Cossío se tiene mucho cuidado de hablar de los asuntos políticos. Se tiene mucho cuidado para que los periodistas emitan opiniones respecto a temas que son de interés público como este, porque estas pueden ser en su momento utilizadas para proscribir el trabajo de la prensa y de los medios de comunicación.    

-¿Hay medios clausurados?   

-Oliva: Hay demandas que se están siguiendo y hay toda una acción de condena que se provoca desde el órgano ejecutivo para que este tipo de acción de autocensura se tenga que llevar adelante desde los medios de comunicación.    

Pedraza: Le voy a dar un ejemplo de hasta dónde se ha llegado. No hay un solo programa en vivo en la televisión. Todos los programas son pregrabados para producir autocensura.    

-¿No se puede improvisar entonces?   

-Pedraza: No solo que no se puede improvisar. No se puede actuar libremente. Esta autocensura, para evitar el riesgo de cierre de un medio, obliga a recortar las cosas que puedan incomodar al Gobierno.    

-¿La destitución de Cossío es irreversible?   

-Pedraza: La figura de la suspensión es temporal, pero esta suspensión vulnera la constitución política del estado que establece los casos en que se pueden suspender los derechos políticos. La Constitución boliviana establece que un gobernador electo solamente puede ser removido por una sentencia penal ejecutoriada. Los que presumen la culpabilidad de las autoridades en un mal desempeño de funciones tienen que demostrar que la autoridad es culpable. Sin embargo, la ley inconstitucional aprobada por la mayoría oficialista en el Congreso establece que con la sola acusación fiscal -que es básicamente un procedimiento que está en manos de una sola persona que no tiene ningún grado de legitimidad para decidir sobre el mandato de una autoridad- la autoridad electa puede quedar en la calle. El fiscal tiene esta potestad.    

En el caso  del gobernador Cossío, las razones que justifican su suspensión son bastante inconsistentes y han sido forzadas para operar la misma de una manera que la denunciamos y que, en definitiva, van a merecer una serie de reacciones al interior de mi país.    

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Viernes, 31 de diciembre de 2010